Sueño de Independencia Energética

Julio-Pilotzi

Julio PilotziSplit Financiero

Hoy de acuerdo a la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas A.C. (Amexgas), la demanda nacional mensual promedio, está estimada en unas 750 mil toneladas

Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador llegó al gobierno, cuando la Cuarta Transformación asumió la presidencia, se presumió como un Plan Nacional de Desarrollo se habló, y se puso como principal objetivo, que México, fuera una nación de independencia energética. En ese año 2018 nuestro país logró exportar un mínimo de 28 millones de dólares en gas natural, pero importó 7 mil 320 millones. Hoy cuando la 4T tiene el reto de contener el precio de los energéticos, llámese Gasolinas, Gas LP, Natural, y por supuesto Electricidad que depende de estos, tiene un nuevo reto, que pretende le resulte más caro que lo que hoy se tiene, que su idea ocurrente de Gas Bienestar, no resulte más caro y erróneo que lo que hoy existe.

Apenas le hablamos de la fallida estrategia de dar origen a esto que le han llamado “Gas Bienestar”, que sí bien de entrada ya tiene un problema ante el IMPI, porque ese nombre ya lo usa otra empresa, lo importante es que no sea otro caso donde el presidente López Obrador, no esté bien asesorado en el tema del Gas LP.
Hoy de acuerdo a la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas A.C. (Amexgas), la demanda nacional mensual promedio, está estimada en unas 750 mil toneladas, aproximadamente 60% corresponde al consumo doméstico, esto es, 450 mil toneladas; 15% a la industria, o 112 mil 500 toneladas; otro 15% a comercios y servicios, y el restante 10%, o 75 mil toneladas, a transporte.

Pero además tiene razón Rocío Nahle, secretaria de Energía: “hay suficiente Gas para abastecer todo el consumo que se requiere en el país. No hay escasez ni falta del energético”.

El punto es al precio que llega porque del total del abasto nacional de gas LP, Petróleos Méxicanos produce alrededor de 40%, digamos unas 300 mil toneladas, e importa otro 20%, o 150 mil toneladas. El 40% restante es abastecido por las empresas privadas. Pero para entender todavía más esto, en los últimos 10 años, Estados Unidos pasó de ser un país importador de gas y petróleo, a ser un exportador. Sin dudarlo y con cifras establecidas hoy es el primer país productor de petróleo del mundo con el uso del fracking.

En México no se ha aprobado regularlo, mucho menos ha sido tema de análisis, y quien lo propone le hacen juicio sumario hasta en las redes sociales, pero Pemex hoy depende de él. Hoy el análisis debe enfocarse más haya de los precios, porque si vienen se depende de los precios internacionales, el que en esta industria opere con algunos mercados del país con monopolios también lo encarece. La solución no es subsidiar el precio, porque eso terminará
lastimando la arcas del país, recursos que pueden destinarse a proyectos productivos. Sino se va más allá que solo fijar precios y no se analizan documentos como el que en mayo de este año, la COFECE público sobre el inicio de una investigación para determinar si existen o no condiciones de competencia efectiva en este mercado, de nada serviría inyectarle dinero bueno al malo. Ahora que sí se piensa en un tema “electorero” quizá podría funcionar en el corto plazo.

Desear la Independencia energética no se cumple yendo contra la tendencia internacional de consumo, sino analizando de fondo cómo aprovechar los elementos que se tienen para que no se nos salga de control el precio y la disponibilidad. Decíamos que el Foro de Países Exportadores de Gas (FPEG),
se confirmó que el consumo de gas a nivel mundial crecerá un 15 % para 2030 en comparación con el nivel de 2019, y alcanzará el nivel de consumo de 4,55 billones de metros cúbicos. El tema a reflexionar para México, es que no se tienen los recursos para sacar el gas y no se quieren hacer alianzas con las empresas privadas para ese fin. O al menos que el tema real de fondo es exista un interés de negocio en todo esto, en esta estrategia, el deseo es que no sea así. La inflación ya registra como un grave problema para mantener los pronósticos, el incremento del gas, y un lastimó golpe para el poder adquisitivo. Amenazar a quienes protestan porque dicen que ya no es negocio tampoco será la solución.

[email protected]
@juliopilotzi

Menú de accesibilidad