Sólidas cifras de crecimiento en México y Estados Unidos


joaquin-lopezdoriga-jr1

Joaquín López-Dóriga OstolazaSin Fronteras

A principios de esta semana se publicaron los datos preliminares de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el recién concluido primer trimestre tanto en México como en Estados Unidos (EU).


A principios de esta semana se publicaron los datos preliminares de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el recién concluido primer trimestre tanto en México como en Estados Unidos (EU).

En el caso de México, el PIB tuvo un crecimiento anual de 1.2% con respecto al primer trimestre del año anterior. Sin embargo, esta cifra está distorsionada por un efecto calendario negativo, ya que hubo menos días laborables en el primer trimestre del 2018 por el efecto de la Semana Santa.

Al desestacionalizar las cifras, el Inegi reportó un crecimiento anual de 2.4% con respecto al primer trimestre del año anterior.

Mientras tanto, la cifra de crecimiento contra el cuarto trimestre del 2017 fue de 1.1% con cifras desestacionalizadas. Dicho ritmo de crecimiento superó el consenso de expectativas ubicado en 0.7% y también 0.8% registrado en el cuarto trimestre.

La cifra desestacionalizada de crecimiento trimestral refleja una aceleración mayor a la esperada y se ubica por arriba del promedio de las observaciones de crecimiento secuencial de los últimos 12 trimestres, alcanzando su mejor ritmo desde el tercer trimestre del 2016.

Al anualizar el dato de crecimiento trimestral de este primer trimestre, obtendríamos una cifra de crecimiento estimada superior a 4%, la cual se compara de manera muy favorable contra la cifra de crecimiento trimestral anualizada del PIB en EU.

El crecimiento durante el primer trimestre en Estados Unidos, medido de manera anualizada y desestacionalizada, fue de 2.3 por ciento.

Esta cifra es menor al crecimiento de 2.9% observado en el último trimestre del año pasado, pero superior al consenso de expectativas que se ubicaba en 2.0 por ciento. Sin embargo, vale la pena recordar que la debilidad en las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre con respecto al cuarto trimestre del año anterior se ha vuelto un tema recurrente en Estados Unidos.

El ritmo de crecimiento observado para este primer trimestre es el mejor desde el primer trimestre del 2015.

Si revisamos las cifras de crecimiento de manera anual —es decir, comparando el dato del PIB al cierre de cada trimestre contra el mismo trimestre del año anterior— en lugar de hacerlo de manera secuencial como normalmente se publica, nos daríamos cuenta de que la economía estadounidense creció a un ritmo muy sólido de 2.9 por ciento.

Tomando estas cifras, es muy posible que la economía estadounidense mantenga un buen ritmo de crecimiento y cierre el 2018 cerca de los estimados actuales que se ubican en 2.8-3.0%, cifra superior a 2.3% registrada en el 2017.

Vale la pena recordar que este sólido crecimiento se está dando en medio de una política fiscal expansiva y una política monetaria que aún dista mucho de ser restrictiva. En el caso de México, la sorpresa positiva en el crecimiento del primer trimestre, aunada al impacto positivo de la economía americana y el alza en los precios del petróleo, probablemente contribuya a aumentar el consenso de expectativas para el 2018 que, previo al anuncio, se ubicaba en 2.2%, dentro de la parte baja del rango estimado del Banco de México de 2.0 a 3.0 por ciento.

Con el desempeño del primer trimestre, es posible que el consenso se acerque a la parte media del rango. Sin embargo, la incertidumbre en torno a las elecciones del 1 de julio y el posible triunfo de un partido que amenaza la continuidad de la política económica probablemente mantendrán las expectativas de crecimiento para este año sin revisiones al alza.

[email protected]

  1. La crisis turca

    En lo que va del año, la cotización de la lira turca frente al dólar pasó de 3.77 a 7.05, detonando una crisis de confianza en la habilidad de Turquía de cumplir sus obligaciones financieras a nivel internacional, situación que amenaza con expandirse a otros mercados emergentes.

    Continuar leyendo