Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Sin tregua

laura garza

Laura GarzaEnfoque Manual

Estas escenas suelen ser de incendios en otros países, no en el nuestro. Hoy nos ha alcanzado el propio ardor de la tierra, una catástrofe natural que ha consumido la vida de familias enteras

Los psicólogos o terapeutas siempre dicen que ante la tragedia uno debe de preguntarse ¿para qué? y no autotorturarnos con el repetitivo ¿por qué?

Pero siempre habrá un ¿por qué? Cuando aparecen en secuencia un desastre tras otro, surgen las preguntas y la extrañeza en cómo reaccionar, responder y actuar.

Un año entero de cuestionar a la ciencia y al inoportuno virus que ha desencadenado una reacción en cadena que nos deja claro que el ser humano no lo ha conquistado todo, que no lo sabe todo y mucho menos, puede con todo.

 

Foto: WhatsApp

 

Las crisis que viven los hogares mexicanos, se repiten entre una y otra historia que escuchas en los cafés, en las charlas con los amigos e incluso de desconocidos.

La estamos pasando mal y hay cientos de miles de personas más que la están pasando peor.

Nuestro país entró en una cadencia de sucesos que anticipaban que algo malo pasaría, podría decir que dese el 2 de julio de 2018 comenzó a escribirse una historia que adelantaba una serie de hechos advertidos.

 

Foto: WhatsApp

 

Los mexicanos comenzaríamos a ver a un personaje autoritario, a políticos idiotizados por idolatrar a un líder que lo único que les promete es “vida eterna” en sus carteras, y un declive en materia política, económica y social.

Algo se veía venir, pero no una pandemia así. La cuarentena extendida, el empleo perdido, los precios de la gasolina y la canasta básica al alza, negocios muertos, casas abandonadas, muertes de familias enteras, y una serie de enfermedades emocionales que se han disparado y no sabemos qué hacer con ellas.

 

Foto: WhatsApp

 

Nuestro bello país también está siendo testigo de un improperio digno de querer olvidar, pero no funciona así, porque en plena revolución feminista, en pleno siglo 21 el presidente ha desdibujado a la mujer y ha dado la orden de aceptar que la violencia hacia la mujer, no es un tema importante, mientras que secundar a un hombre con acusaciones directas de violaciones y acoso sexual, se ha vuelto primordial.

No descansamos ni un solo día cuando tenemos otra batalla por la cual pelear, con la que cargar a cuestas y creer en la esperanza que todos los mexicanos salgan a votar el próximo junio.

 

Foto: WhatsApp

 

Eso tan solo es el preámbulo de lo que más familias mexicanas se enfrentan en este momento, que es el de perder sus hogares, su patrimonio y su espacio de vida.

El 2021 comienza como una de las peores temporadas de incendios forestales en años, porque según los datos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) hemos padecido ya más de mil 684 incendios forestales en lo que val del año, es decir unas 29 mil 559 hectáreas, la tercera superficie más extensa en los últimos diez años.

El desmedido incendio en la comunidad rural Los Lirios, al límite del estado de Coahuila y Nuevo León, ha consumido más de 15 kilómetros de distancia y continúa afectando a la Sierra de Santiago en el estado regio.

Las llamas en la Sierra de Santiago avanzan sin medida, bomberos, militares y voluntarios no han dejado de colaborar para intentar controlar el fuego, pero ha sido imposible.

Las comunidades Maranata, Chupadero, La Mesa del Nopal, San José de las Boquillas, la Jacinta, las Adjuntas, El Terrero, entre otras han sido tremendamente afectadas.

Se han evacuado a 9 comunidades, un aproximado de más de 400 personas. El Gobierno de Coahuila ha decidido no exponer más al personal y no participar en combatir el fuego dado lo complicado del terreno.

Las llamas ya están en Nuevo León.

Como si no fuera suficiente, la fachada de una merecida tregua entre el encierro, los contagios, las muertes y el freno económico, las brasas se permean a más familias que ya han perdido todo.

Las imágenes de hoy me llegaron por WhatsApp y no encontré al autor de ellas, pero son desgarradoras. Las imágenes fueron capturadas por teléfonos, y podemos imaginar el calor insoportable y el ardor de las casas que se consumen, de las historias que allí dentro han quedado devoradas por la intensidad de las llamas.

Estas escenas suelen ser de incendios en otros países, no en el nuestro. Hoy nos ha alcanzado el propio ardor de la tierra, una catástrofe natural (quiero pensarlo) que ha consumido la vida de familias enteras.

México está sufriendo, su urbe, su campo, su gente, sus instituciones, su historia. Estamos ante un tiempo en el que pareciera, que no tendremos ningún tipo de tregua.

  1. La mano de dios

    La fotografía también nos ayuda a afrontar situaciones que no tenemos ni idea de cómo hacerlo. La provocación de emociones sean ciertas o no, sustituyen el temor y la ausencia

    Continuar leyendo

Menú de accesibilidad