Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Sí, pero no; no, pero sí

Rafael-Cardona

Rafael CardonaEl Cristalazo

El vaticinio sobre la firmeza de la presidencia de la Cámara de Diputados en manos del PRI, se cumplió completamente, pero con un matiz

El vaticinio sobre la firmeza de la presidencia de la Cámara de Diputados en manos del PRI, se cumplió completamente, pero con un matiz. Aquí se dijo de la ratificación en una votación a realizarse hasta el 5 de septiembre. Fue entes.

Y hoy Sauri dice, lo “cáido, cáido”. y se queda con la campanita y el tintero. Pero también con una ortiga en el florero: Dolores Padierna quien no suelta la vicepresidencia desde los tiempos de Don PorfirioMuñoz Ledo, obviamente.

Se encaramó ahí desde el triunfo de Morena y será para Dulce María una piedra en el zapato, como lo ha sido para todos quienes han cruzado por su vía.

Esto se dijo aquí hace unos días:

“…Pero sí una notable obstrucción de última hora para llevar la instalación hasta el 5 de septiembre. Quemarles el mantel a los priistas fue el último recurso de 176 diputados adversos o abstinentes, quienes le cerraron el paso a Dulce María Sauri, pero le deberán entregar la presidencia a los nietos de Plutarco.

“El día 5 habrá otra votación y en estos días mucho trabajo de convencimiento. De todos modos, Noroña, causante de todo este desaguisado y circo, no volverá”, aunque diga barbaridades como esta en contra de su presidente:

–¿Cómo el poder te puede nublar de esa manera?, Caray, hombre, dice un refrán que el poder a los inteligentes los nubla y a los pendejos los vuelve locos.”

Solo queda preguntar, quién es el inteligente, quién el loco y quién el pendejo?

Pero debemos pasar a otro asunto de interés mayor: la supresión o no de las transmisiones por radio y TV de la conferencia presidencial de cada mañana en los estados donde habrá elecciones en este periodo ya cercano. Coahuila e Hidalgo.

“Creo –dijo Ciro Murayama ayer en entrevista con JLD—que la confusión llegó hasta el Palacio Nacional, porque el Tribunal no le dio luz verde a las mañaneras en Coahuila o Hidalgo. El criterio que ha seguido el INE no tiene contradicción ninguna contradicción judicial. Puede estarse leyendo que esta medida se puede establecer para el año que entra pero no es así…”

Sin embargo para el Presidente la opinión del Tribunal Electoral es un triunfo:

“Nos querían limitar para que no informáramos, eso era censura y se acudió al Tribunal y ha quedado de manifesto de que podemos mantener estas conferencias. Para ser precisos fue una queja de los partidos de oposición a nosotros, de los conservadores, ante el INE y en el INE resolvieron que no debían transmitirse estas conferencias, y al acudir al Tribunal se resuelve que sí podemos hacerlo…”

Como se sabe la sustancia de las quejas contra las conferencias es su condición propagandística a lo cual el Señor Presidente ha respondido con un argumento impecable ( impecable no quiere decir cierto): no es propaganda; es información. Tampoco es del todo cierto: es catequesis; es adoctrinamiento.

Sin embargo y como en la política los matices son importantes, vale la pena reproducir cómo interpretó este juego de poderes la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión, en cuyo sitio se publicó esta información:

Horas después de que el presidente AMLO Externó su inconformidad con la resolución del Instituto Nacional Electoral (INE) de cancelar la difusión íntegra de Las Mañaneras en Coahuila e Hidalgo, donde habrá elección en octubre, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocó dicho acto.

“A pesar de que ninguna de las solicitudes que fueron formuladas a la autoridad electoral contenía referencia alguna o sometían a su consideración el que se determinara si las conferencias matutinas podían considerarse como una de las excepciones constitucionales a la propaganda gubernamental, el Consejo General emitió un pronunciamiento por cuanto a su regularidad constitucional…

Eso nos deja en las surrealistas condiciones en México: sí, pero no. O no, pero sí.

Ahora ya solo le falta al Señor Presidente ganar otra pequeña batalla: reponer con libertad sus alusiones eclesiásticas, en el derribado mensaje de propaganda (ese si lo fue, del Informe Presidencial), con el uso político de la figura papal del jefe del Estado Vaticano, Francisco I.

Ahí se vuelve a parecer el SP a Luis Echeverría, quien usó a Paulo VI (quien se dejó usar a cambio del futuro restablecimiento de relaciones entre México y el Vaticano) para promover su Carta de Derechos y etc…

Pero ya no es como antes.

 

Menú de accesibilidad