Elecciones 2021

Se le demanda al presidente

laura garza

Laura GarzaEnfoque Manual

No les vemos los rostros, porque no tenemos acceso a ellos, pero sí a una solicitud y a una plegaria directa hacia el presidente Andrés Manuel López Obrador, donde suplican por el medicamento para salvar a ese chiquito o chiquita que le vemos las piernas

La imagen por sí misma ofrece información y elementos que en automático comenzamos a traducir de acuerdo a nuestras experiencias y conocimiento.

La fotografía que realizan los fotoperiodistas en la calle, suele estar allí y de manera fortuita es que ellos la observan y alcanzan a capturarla para que al final del paso de la imagen llegue a nosotros y le demos la reinterpretación que mejor se nos acomode.

Si bien hemos sido y seremos muchos los que siempre les diremos a nuestros alumnos o equipos de trabajo, que una buena foto no necesita de ningún tipo de explicación. Es decir, no vale del todo que a la hora de presentarla haya que tener al autor de un lado como una especie de interlocutor para que ayude a entender a quien la ve, lo que realmente es.

Eso siempre debe de estar en una balanza personal a la hora de realizar un trabajo periodístico o personal.

Porque a veces olvidamos con el trajín y la cotidianidad de los trabajos de prensa, que todo el tiempo estamos comunicando y emitiendo distintos mensajes desde nuestra visión de las cosas.

De allí que aprendemos durante el camino a reconocer e identificar los elementos de mayor impacto para el medio que trabajamos y por supuesto para el lector.

Los fotógrafos también nos vamos acoplando a desarrollar las famosas y conocidas 5W en una imagen, eso siempre sobresale y ayuda a que nuestro trabajo se vaya a las portadas o se lleve la de 8.

El primer acto como editores o propiamente lectores, es cuando vemos la fotografía y en este caso lo primero que vemos es el texto o la petición “Solicitamos la intervención del Sr. presidente el cáncer no espera”.

Después observamos los cuerpos que la sostienen, y descubrimos que hay un niño allí debajo, el cual es sostenido por su madre o por una mujer cercana al infante.

Después vamos abriendo el paraguas visual y si observamos a detalle los ubicamos afuera de un aeropuerto, en el supuesto que usted no ubique que es el de la Ciudad de México.

Padres de niños con cáncer bloquean una vía de acceso al Aeropuerto Internacional Benito Juárez, como parte de una protesta para exigir que entreguen el medicamento oncológico para el tratamiento de sus hijos, en Ciudad de México (México). Foto de EFE/Sáshenka Gutiérrez/Archivo

 

Las composiciones que incluyen textos siempre suelen ser confusas, porque en realidad el fotógrafo debe asegurarse que el escrito principal sea el de mayor atracción y no lo demás.

Todos somos de miradas distraídas y mucho más si nos colocan distintos elementos a nuestra propia suerte intelectual.

Hasta aquí, es lo que se le suele conocer como el propio análisis dennotativo, propiamente un resumen visual.

Pero por haberla tomado de manera técnicamente correcta, no es suficiente para irse a primera plana o ser una fotografía que la gente tenga que ver al día siguiente o deba estar en el parrillero de las imágenes de prontitud, como en el trajín que vivimos diariamente.

Falta el contexto, su poder informativo y lo que seguramente al lector le dará a entender y entonces allí, es donde se conjunta el buen trabajo visual con el informativo o de investigación.

Así la fotografía y el trabajo que realizó Sáshenka Gutiérrez de la agencia EFE, al acudir a la protesta que realizaron varios padres de niños que padecen algún tipo de cáncer y no reciben el medicamento oncológico necesario.

Es así cuando este cartel toma un significado diferente porque en realidad no es lo que le da la fuerza a la imagen, sino los brazos que sostienen a un o una pequeña que (suponemos) enfrenta una enfermedad como el cáncer.

Es cuando miramos detenidamente los brazos de la blusa de rayas color vino con blanco, una manos sobre otra, con las venas saltadas del esfuerzo por mantenerse de pie cargando a su hijo o hija.

No les vemos los rostros, porque no tenemos acceso a ellos, pero sí a una solicitud y a una plegaria directa hacia el presidente Andrés Manuel López Obrador, donde suplican por el medicamento para salvar a ese chiquito o chiquita que le vemos las piernas.

Los recortes presupuestarios del actual Gobierno, han dejado a más de mil 600 niños y niñas sin tratamiento oncológico y por ende es un cálculo frío y cercano de los pequeños que han fallecido.

Vuelvo a observar con detalle la imagen, y reitero el poder de esos brazos que sostienen mientras su corazón se ha sostenido desde que recibió el diagnóstico de que su pequeño se enfrentaría a una enfermedad que sin medicamentos, no hay manera de sobrevivir.

Entonces entran los brazos, el cuerpo entero para darle la esperanza a quien te mira como su héroe o heroína diaria; y no solo lo toma para llevarlo al doctor y a los hospitales, sino para enfrentar juntos una batalla contra las autoridades y pararse en medio de una calle con muchos más padres que rotos por dentro, están de pie exigiendo, demandando e interpelando la atención de un presidente que cree que inaugurar un pedazo de concreto para aterrizar, es una pista del mejor aeropuerto del mundo.

Por eso la fuerza de la fotografía en cualquier redacción, en cualquier escritorio de edición y ante los ojos de los fotoperiodistas que salen a cazar lo que de manera fortuita está frente a ellos, para continuar la petición como en una especia de cadena de favor.

Aunque claro está, que en el periodismo se debe estar y trabajar diariamente para informar, también está el ligero sentido común que la información también duele y que también nos atañe.

Menú de accesibilidad