Mal pagadas son las mujeres durante el actual gobierno: votaron abrumadoramente por el actual presidente (27 por ciento), pero 10 son asesinadas y siete desaparecen cada día, les quitaron el programa de escuelas de tiempo completo para sus hijos…

Y los 75 albergues para mujeres están en riesgo de cerrar, porque el actual gobierno no entregó los 419 millones de pesos aprobadas en el Presupuesto de 2022 para las más de 11 mil mujeres y niñas que sufren violencia machista en el país.

En cambio, del Presupuesto llegaron sin falta mil 54 millones de pesos para la practica del deporte favorito del presidente, mediante la oficina Probeis, a razón de 500 millones (2019), 290 millones (2020) y 264 millones (2021).

Probeis cambió de nombre, pero en el Presupuesto de 2022 recibió 441 millones 750 mil pesos. Ahora se llama Educación Física de Excelencia y agrupa, además del béisbol, a boxeo y la caminata, dirigido desde la SEP.

Otro daño para las mujeres (difícil de cuantificar en el orden de estabilidad en los hogares) ha sido la cancelación del programa de escuelas de tiempo completo que que daban estudios y alimentos gratuitos a 3.6 millones de niños pobres y de sectores marginados.

Lo cierto es que las mujeres ha sido un género mal pagado. De acuerdo con el INE, en los comicioas de 2018 la participación de las mujeres fue mayor que la de los hombres por ocho puntos: 66.2 por ciento contra 58.1 por ciento,

Y 27 por ciento votó por el actual mandatario; 12 por ciento por Ricardo Anaya y ocho por ciento por José Antonio Meade. Sin embargo, el gobernante que eligieron lo primero que les dijo fue que se quedaran en casa a cuidar a los abuelitos.

“Hago un llamado para que las hijas cuiden a los padres, los hombres podemos ser más desprendidos. Que cuiden a nuestros adultos mayores, ancianos respetables”, pidió a las mujeres el jefe del Ejecutivo.

Pero, a la vez, durante su mandato han cerrado cientos de estancias infantiles y otras incrementaron sus colegiaturas para no desaparecer, por falta de presupuesto del gobierno, el cual decidió que mejor madres y abuelas sean quienes cuiden a los niños.

Al inicio del actual gobierno, había nueve mil 125 estancias infantiles en todo el país, y 93.9 de los beneficiarios consideraron que “mejoraron su calidad de vida y de sus hijos, por brindarles la posibilidad de empleo, salud mental, salud física e ingresos”.

Ahora, además, las mujeres pierden sus refugios contra la violencia. Desde marzo esperan recibir parte de los 419 millones de pesos autorizados en el Presupuesto para 2022, por lo que los albergues han tenido que endeudarse con préstamos.

Todo un drama.