Minuto a Minuto

Deportes Rayadas de Monterrey vencen a las Tuzas de Pachuca y se acercan a la final
Las Rayadas vencieron por 2-0 a las Tuzas de Pachuca y se pusieron cerca de clasificarse a la final del torneo Clausura 2024 de la liga femenina
Nacional Marchan en Oaxaca contra de la ‘LGBTfobia’
Las voces unidas al unísono en la marcha replicaron las protestas mundiales de este 17 de mayo en la capital oaxaqueña
Internacional Estados Unidos dona drones a El Salvador para vigilar los “cruces ilegales” de migrantes
Estados Unidos donó a El Salvador varios drones con el objetivo de vigilar los "cruces ilegales" de contrabandistas y migrantes
Internacional Biden rechaza otras dos propuestas de debate con Trump
Joe Biden rechazó otras dos propuestas de debate con el presumible candidato republicano, el expresidente Donald Trump
Nacional Gaceta UNAM: educación pública y autónoma, irremplazable
Entregan reconocimiento al Mérito Académico a 179 profesores e investigadores con 50 años de labores

Resultó insaciable con el dinero, el presidente que sedujo a 30 millones, porque parecía desapegado a los bienes terrenales, viste sin gusto y dice comer garnachas: el gobierno que encabeza, se chuta los recursos del país, sin dejar nada para nadie.

Por ejemplo, gasta 163 mil 789 millones de pesos de quienes pagan impuestos, en mantener (porque no producen ni un centavo) el Tren Maya, Mexicana de Aviación, el Grupo Aeroportuario Ferroviario Olmeca-Maya-Mexica y el Corredor Interoceánico.

Las obras que construyó por capricho y son inviables, pero deben ser subsidiadas con dinero que podría ser usado en dar servicios de salud a 50 millones que perdieron el Seguro Popular, o regresar a la escuela a 1.5 millones que la abandonaron.

Es un error histórico descomunal que todavía pagarán los mexicanos que están por nacer, en el cual se incluye también el AIFA: las empresas que van a operar esas obras no son rentables y requieren recursos públicos para continuar sus operaciones.

Así, el gobierno del actual presidente acapara el dinero mal llamado público: mal llamado, porque no hay dinero público, los gobiernos no producen; el dinero del gobierno proviene de quienes pagan impuestos y del trabajo de los ciudadanos.

Ese mismo gobierno otorga a dedazo los contratos que se ejercen con ese dinero mal llamado público: contratos que obsequia a sus amigos, a ritmo de ocho de cada 10 contratos, que son dados a discreción, sin competencia abierta.

Existe una guía muy básica para saber que es una licitación:

Cuando el gobierno compra o contrata un bien, servicio u obra pública, tiene las alternativas de hacer una licitación pública, invitar a tres participantes para contratar al que ofrezca mejores condiciones o adjudicar de manera directa el contrato a una persona sin competencia alguna.

Y es una práctica usual en el grupo político que hoy gobierna, pues la Línea 12 se cayó porque fue construida sin licitar por Ebrard y eso provocó errores de diseño, controles administrativos y falta de inspecciones preventivas.

También provocó el accidente del tres de mayo de 2021, que dejó 26 muertos y un centenar de heridos.

A dedo, Ebrard dio la obra civil (28 mil millones de pesos) a ICA-Carso-Alstom y la construcción de trenes (18 mil millones de pesos) a la española CAF.

Incluso, este gobierno anunció que repartiría entre los ciudadanos (“el pueblo”, llama el presidente) bienes muebles e inmuebles que habían sido “robados” por el gobierno pasado, y hasta creó el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado.

Pero ningún ciudadano puede decir que le dieron siquiera un teléfono, pues inmuebles terrenos, aviones y hasta helicópteros han sido enviados a formar parte de las obras del presidente: Tren Maya, AIFA…

Todo para él.