Lo que hoy marca la Ley del Banco de México, en su Artículo 39, fracción II, es que la designación de un miembro de la Junta de Gobierno deberá recaer en una persona que goce de reconocida competencia en materia monetaria, así como haber ocupado, por lo menos durante cinco años, cargos de alto nivel en el sistema financiero mexicano o en las dependencias, organismos o instituciones que ejerzan funciones de autoridad en materia financiera.

Victoria Rodríguez Ceja, la ungida por el presidente Andrés Manuel López Obrador como futura gobernadora del Banco de México, no cumple con esos requisitos básicos de selección.

La proclamación en la mañanera de la actual subsecretaria de Egresos de Hacienda para el puesto que supuestamente iba a ocupar Arturo Herrera no vino acompañada de información suficiente para que el mercado la conociera rápidamente.

Es más, en ese estilo inverso de comunicar de esta administración, más bien pareció que buscaban ocultar los datos curriculares. Fue muy difícil conseguir información durante esos primeros minutos sobre quién es Rodríguez Ceja.

Lo bueno es que los motores de búsqueda tienen esa opción de información en caché y hay documentos que circulan por ahí que permiten ver que la subsecretaria Rodríguez es licenciada y maestra en Economía, que ha trabajado en el Gobierno de la Ciudad de México, en el Metro de la capital y en Hacienda.

Nada de reconocimientos y competencia en materia monetaria, no hay cinco años de experiencia en cargos de alto nivel en el sistema financiero. Rodríguez Ceja va para tres años como subsecretaria de Egresos, lo que implicaría como 10% de la experiencia que necesitaría tener un gobernador del Banco de México, aunque tenga 90% del visto bueno de López Obrador.

Ahora, ese mismo Artículo 39, fracción II, párrafo segundo de la Ley del Banco de México, abre una rendija para que la designada por López Obrador llegue con mayoría simple en la Cámara de Senadores. Dice que para la designación de dos de los cinco miembros no será necesario satisfacer los requisitos previstos en el primer párrafo de esta fracción segunda.

Pone como condición que se trate de profesionales distinguidos en materia económica, financiera o jurídica. Ahí se encargaría Morena de ensalzar a la candidata presidencial. Pero remata esta parte de la ley que estos integrantes de la Junta de Gobierno menos preparados en materia monetaria no podrán ser nombrados Gobernador antes de haber cumplido tres años en el cargo.

Mañana mismo el Presidente puede cambiar la ley y acomodarla, al nivel de su decretazo, para que entre su candidata, pero mientras no lo haga, la ley le impide a Victoria Rodríguez ser la gobernadora del Banco de México.

Eso abre una ventana que puede desatar el terror financiero. Aunque dijo que a él lo descartaran como gobernador, la realidad es que, si el Presidente quiere un mandamás cómodo en Banxico, su candidato al puesto sería Gerardo Esquivel, el Artículo 41 abre esa puerta.

Los argumentos opositores de Esquivel en las votaciones de decisión de política monetaria de este año no han conseguido el aval en el mercado. Así que son horas de gran tensión en torno a una institución que hasta ahora había dado mucha tranquilidad a todos.

Falta experiencia
Tres años en Hacienda

No hay cinco años de experiencia en cargos de alto nivel en el sistema financiero; lleva tres años en al SHCP.

Otro camino

Para la designación de dos de los cinco miembros no será necesario satisfacer los requisitos previstos en la Ley del Banco de México.

Decretazo

Mañana mismo el Presidente puede cambiar la ley y acomodarla, al nivel de su decretazo, para que entre su candidata.