Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Revolución, historia y conmemoraciones

Rafael-Cardona

Rafael CardonaEl Cristalazo

Si el año 2020 fue, para los anales, el de la epidemia, este será el de la historia

Si el año 2020 fue, para los anales, el de la epidemia, este será el de la historia.

El compendio histórico presentado ayer por el Señor Presidente en la inauguración parcial del aeropuerto “Felipe Ángeles”, en Santa Lucía, Estado de México, cuyas instalaciones podrán –algún día— servir  para la aviación civil y conformará el cogollo de un sistema aeroportuario ahora dislocado por la distancia y la inconexión, es apenas el preludio de los tiempos por venir: los tiempos de la pedagogía histórica o la historia nacional según la nueva versión, corregida y aumentada, ajustada y planeada para darle paso a la exactitud forzada de llegar –en un sexenio—  a la Cuarta Transformación del país o al menos, a su enrumbamiento.

Edmundo O’Gorman, con claridad absoluta, nos previno:

“…el modo de ser nacional, es el eje de nuestra historia”.

Y en cuanto a su comprensión, nos dice:

“Así orientado el estudio, necesariamente tenía que acabar ofreciendo una idea de la historia de México, no –claro esta– en la enorme y compleja cantidad de los hechos que abarca, sino en la unidad fundamental y subyacente de su acontecer como proceso de identidad…”

Obviamente la definición del ser nacional llevaría decenas de páginas. No es el caso. El asunto es ahora ver si los afanes del gobierno ante la “venta” de nuestra historia como respaldo no solo de su política, sino de su interpretación de los hechos; es decir, de su propia personalidad como hagiógrafo, historiador, promotor y descubridor de la “otra” verdad nacional.

Por eso este año quedará teñido por la pedagogía de la historia. Y aquí me permito parafrasear otra idea de O’Gorman, o al menos, una interpretación de las intenciones de justificar con la propia versión de la historia, las acciones del presente.

La historia como “el evangelio de la esperanza”.  

Por eso febrero se convierte (olvidemos para siempre el 20 de noviembre en el calendario cívico), en el mes de la Revolución. Asi lo dijo ayer el historiador de la esperanza:

“… Así como septiembre es el mes de la independencia, de la patria, febrero se caracteriza por ser el mes dedicado a la revolución. conmemoramos, recordamos el 5 de febrero, porque se promulgó la constitución de 1917, crece el fruto de las luchas de nuestro pueblo por los derechos sociales, el derecho de los campesinos a la tierra, el derecho de los obreros a mejores condiciones laborales, los derechos a la seguridad social, todo lo que consiguió el movimiento revolucionario.

“Y  ese 5 de febrero está relacionado con el creador del ejército nacional, Venustiano Carranza; y también un 5 de febrero de 1915 se funda este cuerpo especial del ejército que terminaría siendo la Fuerza Aérea Mexicana.

“Febrero es decisivo en 1913, porque se inicia el día 8 de febrero de 1913 un cuartelazo, un golpe de estado en contra del presidente Francisco I. Madero, un hombre bueno, apóstol de la democracia. son 15 días de asedio. Ya los historiadores han resuelto que no se puede hablar de decena trágica, sino de quincena trágica.

“Comienza el día 8 con el intento de la toma del Palacio Nacional, el día 9 los cadetes del Colegio Militar escoltan al presidente Madero de Chapultepec a Palacio Nacional, por eso ayer recordamos ese día conocido como el “Día de la lealtad”.

Como se ve estos hechos se enlazan de manera tan forzada como quien fuerza las piezas para armar un rompecabezas y luego se apoya en óleo y pincel para ajustar las figuras.

Y sigue el análisis ajustado:

“Detienen al presidente Madero junto con el vicepresidente Pino Suárez, y también junto con el general Felipe Ángeles, al que le tenía toda la confianza el presidente Madero.

“…Cuando se da esta infamia, cuando se comete este acto de traición, el único gobernador que protesta desde Coahuila fue precisamente Venustiano Carranza, la mayoría de los gobernadores guardaron silencio; incluso, se adhirieron al cuartelazo, reconociendo a quien había usurpado la presidencia de la república. 

“Por eso siempre debemos de recordar con admiración y respeto a Venustiano Carranza. él no solo protesta siendo gobernador, sino llama a la creación del ejército mexicano, así nace, surge el ejército actual un 19 de febrero de 1903…”

En fin, imprecisiones, generalizaciones la historia a vuela pluma. La historia como justificación y recetario de cualquier cosa.

Y así será todo el año…

Menú de accesibilidad