¿Qué hace el DIF a los huérfanos del COVID?

Yazmin-Alessandrini

Yazmin AlessandriniLa política me da risa

¿Qué tendrá para decirnos al respecto, a todos a mexicanos, la señora María del Rocío García Pérez, titular del Sistema Nacional de Desarrollo Integral de la Familia (DIF)?

¿Y EL DIF? ¡BIEN… GRACIAS!- El tema de la pandemia del COVID-19 y las calamidades que vienen aparejadas con ésta parecen tener fin. Apenas estamos saboreando la buena noticia de que la vacunación en todo el mundo está avanzando, cuando de pronto viene el descontón de que una tercera oleada de contagios ya se hizo presente prácticamente en todo el territorio mexicano. Aunque, la verdad, aquí en nuestro país nunca hemos tenido ni primera, ni segunda y mucho menos una tercera oleada… todo el tiempo hemos sido azotados por una única oleada, aunque nuestras autoridades sanitarias afirmen lo contrario. El cuento chino del semáforo verde que nos zamparon previo a las elecciones del 6 de junio pasado fue justo eso: Un cuento. Las razones que llevaron al Gobierno a levantar las restricciones todos las conocemos y fueron de índole política. Y nada más. Y si no me creen, pues ahí tenemos los datos oficiales (créanme que no quisiera asomarme por las estadísticas no oficiales): En estos momentos tenemos un mapa que prácticamente está pintado de naranja. Las consecuencias de la irresponsabilidad de muchos políticos se están pagando justo ahora con una enorme cantidad de infectados, hospitalizados, muertos… nuestra endeble infraestructura de nueva cuenta está a nada de ser nuevamente rebasada. *** Recientemente leí un artículo de la publicación británica especializada en temas médicos “The Lancet” –sí, esa misma que nuestro brillantísimo Hugo López-Gatell Ramírez ha denostado porque, según él, carece del rigor y el profesionalismo que él sí tiene… dizque- y me alarmó enterarme que México presume el nada honroso primer lugar a nivel mundial de menores de edad que han quedado huérfanos (sus padres o sus cuidadores principales) a causa de la pandemia. De acuerdo al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) de marzo de 2020 a abril de 2021 en todo el mundo 1.1 millones de niños y adolescentes fueron empujados a la orfandad total por el COVID19 y de éstos 131 mil 325 son mexicanos. O sea, más del 10. Y a propósito de esta tragedia, ¿alguien en los tres niveles de Gobierno ya tomó cartas en el asunto para empezar a trabajar en este tema? Porque yo no quisiera alarmar a nadie, pero los niños, niñas y adolescentes que pierden a ambos padres, a sus abuelos y a sus cuidadores principales corren un mayor riesgo de sufrir padecimientos mentales, violencia física, emocional y sexual; y, por supuesto pobreza. ¿Qué tendrá para decirnos al respecto, a todos a mexicanos, la señora María del Rocío García Pérez, titular del Sistema Nacional de Desarrollo Integral de la Familia (DIF)? Me imagino que nada, porque desde que el Presidente Andrés López Obrador la envió a encabezar (que no dirigir) ese organismo, no ha hecho nada de nada.

María del Rocío García Pérez
María del Rocío García Pérez. Foto de Gobierno de México (Archivo)

BRILLANDO POR SU AUSENCIA- Se dice que para septiembre venidero doña Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila dejará su despacho en Bucareli para regresar a la Cámara Alta a ocuparse de sus menesteres como senadora. De ser cierto este rumor, lo único que entraría a las dinámicas de las especulaciones y los supuestos sería el nombre de quién será el encargado de ocupar la parte más alta del organigrama de la Secretaría de Gobernación (SEGOB). Y nada más. Porque, a fuerzas de ser sinceros, no creo que haya alguien que pudiera estar triste o preocupado por la partida de la señora Sánchez Cordero. Lamentablemente, nuestro país en materia de política interna está patas pa’ arriba. A diario surgen infinidad de temas y problemas de toda índole y magnitud que son potestad de SEGOB y que por inacción, desinterés o procrastinación se quedan sin resolver. *** La lista es larga: Niños y adultos enfermos, no sólo de cáncer, que necesitan tratamientos, terapias y medicamentos que no son atendidos por nadie; padres de familia de víctimas de feminicidio que demandan justicia y que exigen saber cómo van los avances de sus respectivos casos; pescadores, campesinos, ganaderos y jubilados que viven inmersos en un permanente compás de espera para que se les resuelvan los apoyos que requieren para subsistir; decenas de miles de personas afectadas en su respectiva actividad a causa de los distintos desastres naturales (sequía, incendios, inundaciones y un kilométrico etcétera) y a las que de nada les ha servido manifestarse, hacer mitines y “plantones”, tomar y cerrar vías de comunicación, hacer huelgas de hambre, encadenarse a las rejas de Gobernación… hagan lo que hagan, tristemente, absolutamente nadie les ayuda a solucionar sus complejas problemáticas. *** Pero ¿qué tal cuando se trata de ir a supervisar la ayuda humanitaria que el Gobierno le envía a nuestros hermanos cubanos víctimas de la dictadura castrista? Ahí sí se hace presente nuestra Secretaria de Gobernación, tanto para la foto como para verificar que todo salga a pedir de boca, aunque en el supuesto esa labor debería corresponderle al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

LE DUELA A QUIEN LE DUELA- No hay en nuestro país nadie que se le parezca al diputado federal Porfirio Muñoz Ledo. Es un político hecho y derecho, con un colmillo larguísimo y súper retorcido. Por lo mismo, siempre que abre la boca termina incomodando a varios, sobre todo a los suyos. No se guarda nada y difícilmente lo verán adoptar posturas encaminadas a quedar bien con alguien. No es su estilo. Y para botón de muestra podemos tomar sus palabras de anteayer, después de que se enteró del fracaso de la consulta popular, ironizando que fue un domingo sin votos y sin goles (por aquello de que la Selección Mayor cayó 1-0 en la final de la Copa Oro ante los Estados Unidos). Ni cómo regatearle la razón al más decano (y probablemente más brillante) de nuestros políticos actuales. Y es que para don Porfirio, efectivamente, para ganar en la democracia se requieren votos y en el fútbol goles. Y los votos que no llegaron en la consulta los atribuyó a que en un país que vive y respira bajo un régimen auténticamente democrático la Ley no tiene porque ser consultada, sino aplicada. La justicia y la historia no se votan ni se botan, mucho menos se someten a la opinión pública. Si existen elementos para procesar, enjuiciar y encarcelar a funcionarios y ex funcionarios (no sólo presidentes o ex presidentes), la autoridad debe aplicar la Ley sin miramientos. Al final del día, comentó, el desaire de la ciudadanía a la consulta popular es una dura lección para quienes quisieron sacar provecho de una coyuntura que, a su juicio, fue sumamente banal.

SALDO NEGATIVO- Se aproxima el cierre de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y también el momento de que la titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), Ana Gabriela Guevara Espinoza, rinda cuentas sobre su pésima gestión al frente de este organismo. El tema va más allá de medallas ganadas o no ganadas. Se trata de corrupción, opacidad, nepotismo, incompetencia, mediocridad… ¿recuerdan que la sonorense pedía a gritos dirigir el deporte amateur mexicano porque ella sí sabía lo que se necesitaba para que éste mejorara? Terminó siendo como todos sus antecesores.

Contacto.- www.lapoliticamedarisa.mx
[email protected]
Twitter: @yalessandrini1

Menú de accesibilidad