Minuto a Minuto

Entretenimiento Travis Kelce participa en un concierto de Taylor Swift
Kelce cargó a Taylor Swift hasta un sofá en el centro del escenario para luego ponerle maquillaje en el rostro con una brocha una vez que ella estuvo de pie, acción que fue ovacionada por los espectadores
Nacional México recibió a 3.88 millones de turistas en cruceros en primer cuatrimestre de 2024
La llegada de excursionistas en cruceros a México, los primeros cuatro meses del año, representó un beneficio al país de 325.8 millones de dólares, un 6.2 % más comparado con el primer cuatrimestre de 2023
Deportes Edson Álvarez aumenta las dudas sobre su estado: “Dios sabe lo que pone, Dios sabe lo que quita”
"Dios sabe lo que pone, Dios sabe lo que quita, Dios sabe lo que hace. Gracias por sus mensajes, juntos y unidos", manifestó Edson Álvarez en medio de la incertidumbre
Deportes Vinícius vs. Messi, lucha por el Balón de Oro se disputa en la Copa América
El duelo está servido. El vencedor se acercará al Balón de Oro. Messi ganó el último, su octavo. Vinicius persigue el primero para él y el primero para Brasil desde que Kaká lo ganó en 2007
Deportes Barnabas Varga, de la Selección de Hungría, “estable” tras romperse “varios huesos de la cara” y sufrir “conmoción cerebral”
Barnabas Varga fue sacado del campo, entre los aplausos del público, y trasladado directamente a un hospital de Stuttgart

Cuando hace tres meses la Secretaría de Hacienda revisó su estimación de crecimiento para este año de 3.9 a 2.7 por ciento, daba la sensación de que la autoridad había optado por un baño de realismo y se había ubicado en la parte pesimista de las estimaciones.

Sin embargo, la terca realidad acabó por volver a dejar solos a los responsables de las finanzas públicas en la parte más alta de los optimistas. Porque hoy 2.7 por ciento es algo muy cercano a lo imposible, a pesar del discurso de que ahora sí estamos creciendo de manera acelerada.

El Banco de México suele presentar su informe trimestral de la condición económica antes del anuncio oficial del INEGI del Producto Interno Bruto (PIB) trimestral y eso calienta los ánimos para cuando la Secretaría de Hacienda puede salir a dar sus consideraciones.

Banxico toma la expectativa de crecimiento como un rango accesorio a su misión central, que es cuidar el poder de compra de la moneda, pero el poder del banco en momentos de un despegue económico ausente se vuelve muy evidente.

El gobierno federal tiene que esperar a conocer los datos oficiales del comportamiento económico antes de cambiar o refrendar sus estimados, básicamente porque lo que Hacienda determine sí puede mover los presupuestos.

No se trata de condenar a los responsables de las finanzas públicas por su mal tino prospectivo, porque al final son muchos los factores que intervienen en la posibilidad de que se pueda cumplir o no con una meta.

De hecho, las estimaciones mundiales se mueven con frecuencia ante los más diversos hechos. Nadie esperaba, por ejemplo, que esta semana se determinara que la tercera economía más importante del mundo entró en una recesión técnica, pero Japón finalmente cayó ante lo arriesgado de su plan de choque.

Hay decisiones internas que sí se pagaron con menor crecimiento como la carga fiscal adicional derivada de la reforma fiscal vigente este año, a cambio de pretender que el gasto público supliera ese impulso económico, algo que claramente no sucedió.

Pero también cuenta la amenaza recesiva de Europa, la volatilidad financiera que ha tirado el precio del petróleo y ha elevado el precio del dólar. La incertidumbre respecto a los tiempos de la Reserva Federal para iniciar un proceso de alza en las tasas de interés.

Y claro, la inseguridad, la violencia, la impunidad presentes que condicionan la confianza y el ejercicio del gasto privado.

Debe pesar mucho a cualquier gobierno llevar un récord de dos años consecutivos de bajas en los pronósticos y debe aumentar las presiones internas para tratar de minimizar el impacto de esta falla.

Uno de los mecanismos de control de daños es promover que ahora sí la economía crece de manera dinámica para cerrar bien el 2014 y empezar mejor el 2015.

Sin embargo, está claro que el tratar de llevar a la opinión pública un discurso marcadamente optimista no acaba por mejorar el propio desempeño económico, por una razón muy simple: la razón es terriblemente necia.