Promesas discriminatorias


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Prometer no empobrece y los candidatos que más prometen enriquecen sus probabilidades de alcanzar el triunfo.

Prometer no empobrece y los candidatos que más prometen enriquecen sus probabilidades de alcanzar el triunfo.

Gusten o no (por viables, ilusorias o zafadas que parezcan), sus ofertas de campaña coinciden en la proclama de que pretenden resolver cuanto problema existe, y le ponen énfasis al combate de la corrupción y la inseguridad, así como al impulso de un mejor y más justo desarrollo económico.

Lo de siempre, pues (se trata de ganar una elección), con la eventual sazón de novedades capitalizables gracias a la coyuntura informativa (como las que les pone en bandeja el adversario de todos los mexicanos, Donald Trump).

Prometer es lo de menos, pero hay promesas que resplandecen y sobresaltan cuando dividen a los votantes entre los de primera y segunda clase. Esto sucede con Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador en su insensata disputa por la autoría de la discriminatoria idea de reducir a la mitad el IVA en la faja fronteriza norte.

Han de pensar que los jodidos de Chiapas, Oaxaca o Guerrero la pasan a toda madre y no resienten el IVA.

Ajá.

¡Chin!: ¿Y el resto de los mexicanos…?

[email protected]

  1. El carnal Bátiz, fiscal ideal

    Desde que la oposición en el sexenio anterior bloqueó al constitucionalista Raúl Cervantes Andrade, exprocurador general de la República, para que fuera fiscal general, primero, y ministro de la Suprema Corte de Justicia después, con el pretexto de que había sido diputado y senador plurinominal del PRI, he insistido en que entraña una perversa tontería pretender que un aspirante a cargos relevantes en el servicio público carezca de filias y fobias políticas e ideológicas.

    Continuar leyendo

  2. Ex presidentes a la hoguera

    Aunque sugiere poner “punto final” a los señalamientos contra los ex presidentes, Andrés Manuel López Obrador insistió antier en una consulta pública para que sea “el pueblo” el que decida si se les “enjuicia” porque, según él, no solo sabían, sino que estaban involucrados en el hurto de combustibles.

    Continuar leyendo