Priorizar a vándalos, enfermos que esperen

RubenCortes

Rubén CortésCanela fina

Pero la CNTE sigue cercando San Lázaro. Ahora quiere que sus siglas sean colocadas con letras de oro en el Muro de Honor de la Cámara Baja, junto a Hidalgo, Madero, Leona Vicario, la UNAM, Movimiento del 68...

Para el Poder Legislativo son más importantes los maestros que tienen a 200 mil niños sin clases para obligar a que les den el control de la educación pública, que los 28 millones de mexicanos que padecen dolores crónicos y pueden mitigarlos si es legalizado el uso medicinal de cannabis.

Ya los diputados dieron todo a la CNTE, salvo el manejo directo del dinero para sus salarios, el cual mantiene el gobierno para poder castigar a los estados gobernados por la oposición: dosifica las partidas y, si quiere, provoca paros de maestros que desestabilicen esos estados.

Pero la CNTE sigue cercando San Lázaro. Ahora quiere que sus siglas sean colocadas con letras de oro en el Muro de Honor de la Cámara Baja, junto a Hidalgo, Madero, Leona Vicario, la UNAM, Movimiento del 68…

Mientras, la Cámara Alta no resuelve la iniciativa para regular el uso de la cannabis: una dilación displicente, teniendo en cuenta que este mes se mataron aquí 70 diarios en peleas de narcotraficantes; mientras en 43 estados de Estados Unidos es legal su uso.

Ponemos los muertos y ellos aplican un modelo capitalista, que emplea a 160 mil genetistas, químicos, logísticos, contables, abogados. Y nuestra prohibición obliga a enfermos a comprar 19 mil 764 kilos de medicinas, pudiendo aliviar sus dolores con cannabis.

El 98 por ciento de los mexicanos que padecen dolores crónicos carecen de recursos para comprar los fármacos fuertes, porque son más caros. Sin embargo, los analgésicos de cannabis son baratos y de origen natural ni efectos secundarios en los pacientes.

La lentitud de los senadores para discutir el tema se da a pesar de que la Suprema Carta obligó la semana pasada al gobierno federal a publicar los lineamientos para el uso de la cannabis con fines medicinales, luego de que en 2017 aprobó su uso y consumo.

El Senado discute el tema con base en una iniciativa de Olga Sánchez, que incluye el uso, como droga recreativa personal, de 480 gramos por año, bajo control del gobierno, permitiendo sembrar y transformar 20 plantas. También brinda a pacientes acceso a medicamentos.

Se incluyó, además, una iniciativa de Miguel Mancera, que enfatiza que los pacientes puedan acceder a medicamentos y, en las formas para desalentar las actividades ilegales relacionadas con la cannabis y castigar la producción y venta de productos adulterados derivados.

Aunque ambas iniciativas están alejadas de la visión moderna de la cannabis como un nuevo sector económico (agrupando la industria médica, la del ocio y la del bienestar) por algo hay que empezar para que México deje de poner los muertos y Estados Unidos se enriquezca más.

Y no quedar a la retaguardia de la fiebre…

Del oro verde.


  1. La Ley Bonilla: no hay populismo sin consultas

    Así, con seis sencillos pasos, quedaría aplastado, cual cascara de huevo, el lema de la de la campaña de Francisco I. Madero en 1910: de manera muy tersa, sin mayor contratiempo ni escándalo entre la mayoría, y sólo el grito en el cielo de una minoría

    Continuar leyendo

Menú de accesibilidad