“Porril” también ir contra el rector


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

En las peticiones estudiantiles de la UNAM sobresalta la única que ni al caso viene: que renuncie el rector Enrique Graue, planteada por minorías de acelerados de nivel medio superior y una que otra de licenciatura.


En las peticiones estudiantiles de la UNAM sobresalta la única que ni al caso viene: que renuncie el rector Enrique Graue, planteada por minorías de acelerados de nivel medio superior y una que otra de licenciatura.

Sorprende más lo que se dice y poco se sabe: que entre quienes se ostentan como representantes del alumnado figuren becarios de Bucareli que, para camuflarse mejor, les hacen el juego a los extremistas.

Pese a la estulta demanda, a una semana de la golpiza en CU y del paro de casi 40 planteles, solo en una facultad, una escuela, dos prepas y dos planteles del CCH se discute aún reanudar labores mientras el resto de la comunidad volvió a sus actividades habituales.

La exigencia mayor es poner fin al porrismo y, al igual que las demás peticiones, está siendo atendida con oportuna firmeza.

Y es que, lejos de que Graue sea el problema, representa la mejor garantía de solución.

De reactivarse el conflicto, las averiguaciones ministeriales y las consecuencias penales no deberán parar en golpeadores de poca monta, sino en funcionarios y políticos a los que habrá que desenmascarar.