Policías federales en la UNAM


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Anoche, azuzado por Roberto López en El asalto... de MILENIO Televisión, dije que el doble asesinato del viernes en CU no significa que la UNAM esté pasando por una “crisis”; que lo que se impone tampoco es un operativo contra los narcomenudistas, pero que debe haber una presencia preventiva y disuasiva de policías federales en todas sus instalaciones.


Anoche, azuzado por Roberto López en El asalto… de MILENIO Televisión, dije que el doble asesinato del viernes en CU no significa que la UNAM esté pasando por una “crisis”; que lo que se impone tampoco es un operativo contra los narcomenudistas, pero que debe haber una presencia preventiva y disuasiva de policías federales en todas sus instalaciones.

El rector Enrique Graue no quiere que haya vigilancia armada, pero el hecho de que en su institución operen vendedores provistos de pistolas (y al servicio de pandillas que se disputan el mercado universitario) impone que haya agentes uniformados y equipados que preserven la seguridad de los más de 300 mil estudiantes, maestros, académicos y trabajadores universitarios.

La saludable autonomía no implica la inviolabilidad del territorio.

Por explicables que sean las reticencias de las autoridades académicas y gubernamentales para dar el primer paso hacia una vigilancia policiaca, ninguna de ellas debe eludir su responsabilidad frente al delito.

[email protected]

  1. Libertad, Cervantes y Dante José

    En oportuna coincidencia con la publicación en más de 300 periódicos estadunidenses de editoriales condenatorios de la embestida de Trump contra los medios (“enemigos del pueblo”, les llamó), un muy querido amigo me puso en suerte un ensayo del guatemalteco Dante José Liano Quezada sobre la segunda parte (capítulo 58) del Quijote de La Mancha, donde Cervantes pone en labios del hidalgo:

    Continuar leyendo