Para el catálogo de la estulticia


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

“Si no se aprueba, y lo digo con claridad, la minuta del mando mixto, no estamos en condiciones de votar la militarización de la seguridad en nuestro país”, amenaza el pastor... ¡de los diputados del PAN!, Marko Cortés.

“Si no se aprueba, y lo digo con claridad, la minuta del mando mixto, no estamos en condiciones de votar la militarización de la seguridad en nuestro país”, amenaza el pastor… ¡de los diputados del PAN!, Marko Cortés.

Desparrama su abismal ignorancia de lo que significa la escamoteada Ley de Seguridad Interior, deslealtad a su partido y vergonzosa ingratitud hacia su más prominente correligionario, Felipe Calderón, quien sacó a los militares de sus cuarteles (no han vuelto en 11 años) para combatir la narcodelincuencia.

Chantajea con una de tantas (aunque importante) leyes policiacas, ésta de mando mixto (en vez de único), pese a que hay dos mil 446 alcaldías de tres años, lo que hace nula la continuidad en políticas de seguridad; con policías poco capacitadas o infiltradas por el crimen. Y de ese total, 600 carecen de efectivos, 86 por ciento de los restantes cuenta con menos de 100 uniformados y su salario promedio es de pinches 4 mil 600 pesos.

Mejor 32 mandos únicos estatales (ejemplar el de CdMx) que lidiar con los mil 800 que este despistado quiere conservar.

[email protected]

  1. Acordar sí, no “democratizar” todo

    En su deslumbrante libro De animales a dioses (Editorial Debate, 2014), el historiador Yuval Noah Harari destripa, entre otros, los mitos de igualdad y democracia que la humanidad ha creado para construir “redes de cooperación en masa”, palabra que, por altruista que suene, “no siempre es voluntaria y rara vez es igualitaria”, porque casi todas esas urdimbres se han organizado “para la opresión y la explotación”.

    Continuar leyendo