Palabras menores


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Cuando corrió el tonto chisme de que el entonces mandamás “bajaría” de la candidatura presidencial a Luis Donaldo Colosio (dizque porque su campaña “no prendía” y el disgusto de Manuel Camacho Solís no disminuía ni por su honroso papel de comisionado para el diálogo y la reconciliación en Chiapas, se decía), Carlos Salinas de Gortari soltó el célebre “no se hagan bolas”.


Cuando corrió el tonto chisme de que el entonces mandamás “bajaría” de la candidatura presidencial a Luis Donaldo Colosio (dizque porque su campaña “no prendía” y el disgusto de Manuel Camacho Solís no disminuía ni por su honroso papel de comisionado para el diálogo y la reconciliación en Chiapas, se decía), Carlos Salinas de Gortari soltó el célebre “no se hagan bolas”.

Una variante de la misma melodía ejecutó ayer Enrique Peña Nieto, luego de que los elogios de Luis Videgaray al secretario de Hacienda hicieron imaginar “¡el destape!” del esperado candidato “del PRI” a la primera magistratura: “Yo creo que andan bien despistados todos…”.

Y es que a todos sus más visibles presidenciables les ha dado gran juego: Miguel Ángel Osorio Chong cuando se trata de seguridad; José Narro cada que se habla de salud; Aurelio Nuño en asuntos educativos; Enrique de la Madrid en lo turístico y, de manera notable, José Antonio Meade, pero también el “autodescartado” canciller.

Incluidos ellos, todos están “despistados”.

Claro: el único que no lo está es Peña…

[email protected]

  1. Libertad, Cervantes y Dante José

    En oportuna coincidencia con la publicación en más de 300 periódicos estadunidenses de editoriales condenatorios de la embestida de Trump contra los medios (“enemigos del pueblo”, les llamó), un muy querido amigo me puso en suerte un ensayo del guatemalteco Dante José Liano Quezada sobre la segunda parte (capítulo 58) del Quijote de La Mancha, donde Cervantes pone en labios del hidalgo:

    Continuar leyendo