Todo el mundo anda queriendo hacer un análisis en el que da por vencedores a un montón de los involucrados en la Consulta de Revocación de Mandato. A AMLO, el INE, la Oposición, la Sociedad y Anexas… pero el único ganador fue Andrés Manuel López Obrador.

Es un maravilla arrancar un proceso de renovación presidencial con una base electoral de casi 16 millones de votos amarrados. El Presidente López Obrador tiene ya garantizado el proceso de sucesión presidencial de 2024. No hay forma de que nadie le gane la elección. Será presidente o presidenta quien decida AMLO.

La verdad parece muy ingenuo que alguien imagine que el próximo o la próxima presidenta no será quien decida Andrés Manuel López Obrador; los más de 15 millones de votos emitidos en favor de que AMLO siga como Presidente el domingo pasado son la muestra clara de que el que va a decidir quien irá a vivir a Palacio Nacional en 2024.

Esta Consulta de Revocación dejó claro que López Obrador tiene la estructura de Morena afinada y que cuenta con 15 millones de votantes para garantizarle que el nuevo Maximato se instaurará, porque será López Obrador quien va a decidir quien será el o la próxima presidenta de México. Sin importar, obvio, lo que decidan los mexicanos.

En fin, en términos electorales es verdaderamente triste que el gobierno que llegó al poder gracias al enfado por la corrupción del priista de Peña Nieto sea en los hechos el que ha encarnado la restauración del mismísimo priismo autoritario y defraudador que ha usado al gobierno y al Congreso para violar todas reglas de la competencia democrática por las que han luchado todas las sociedades modernas.

La verdad pensar en escenarios de competencia opositora este año y en la próxima elección presidencial son ilusos. El Presidente y Morena ganaron el domingo. No existe otra estructura partidista capaz de convocar en México a más de 15 millones de ciudadanos a las urnas. Les puede gustar o no, pero es la realidad. Morena es el futuro de México, como fue el PRI en su pasado.

Hay que prepararse para un nuevo triunfo de Morena en 2024, ahora la discusión es quién será el o la candidata, porque de que AMLO seguirá manando obvio que seguirá mandando.

¿Será Sheinbaum? ¿Ebrard? ¿Monreal? ¿Quién jugará de sirviente o a ser independiente como Lázaro Cárdenas?