A través de la comunidad de madres y cuidadoras de personas con autismo me enteré de un acto inaudito de intolerancia y de salvajismo del que fue víctima la señora Luz Raquel Padilla Gutiérrez, madre de un niño de 11 años en condición de autismo severo que requiere atención las 24 horas del día de los siete días de la semana.

El autismo es una condición del neurodesarrollo que en cada autista se manifiesta de manera distinta. Durante una crisis conductual o sensorial, algunas personas con autismo pueden gritar, golpear o golpearse de manera no intencional. Por ello en un momento de crisis —pueden darse en cualquier hora del día o de la noche—  la persona con Autismo requiere comprensión, contención y apoyo, no sólo de la familia, sino de su entorno. En más de una ocasión la señora Luz Raquel recibió serias amenazas contra ella y su hijo por parte de personas —les queda grande el sustantivo— intolerantes ante los ruidos (gritos) que el niño emitía cuando le llegaba una de esas crisis inevitables.

El 17 de mayo la señora Padilla Gutiérrez de 35 años publicó, a través de las redes, mensajes con fotografías de amenazas en su contra tales como “Te voy a quemar viva”; “Te vaz (sic) a morir Lus” (sic).

El pasado sábado 16 de julio en la colonia Arcos de del municipio de Zapopan, en el estado de Jalisco, Luz Raquel, a unas cuadras de su casa, fue atacada de manera salvaje por una mujer y tres hombres, entre ellos, presuntamente, su expareja sentimental, le rociaron alcohol en su cuerpo causándole quemaduras de segundo y tercer grado. Fue ingresada al Antiguo Hospital Civil, ubicado en Guadalajara donde permaneció grave. El fuego alcanzó uno de sus riñones. Fue imposible salvarle la vida y murió el martes.

Cabe mencionar que la del sábado no fue la única agresión sufrida por la mujer, semanas antes Luz Raquel fue objeto de un atentado con cloro de uso industrial arrojado a su pecho. La mujer presentó una denuncia ante la comisaría de Zapopan sin recibir ninguna atención y sin que nadie le diera seguimiento a su denuncia. Inclusive pidió su integración al Programa Pulso de Vida, creado para proteger las 24 horas del día a las mujeres que denuncian a sus agresores, cosa que le fue denegada al considerar que las amenazas  que recibía por parte de terceros no era causa suficiente para ser protegida por el programa.

El colectivo #Yo Cuido México, que agrupa a mujeres madres o cuidadoras de personas con discapacidad han publicado una carta abierta al gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez y al presidente municipal de Zapopan, Juan José Frangie Saade, exigiendo actuar con todo el peso de la ley contra los victimarios de Luz Raquel, así como resguardar de manera inmediata la seguridad e integridad de su hijo y familiares. Además, demandan que el Estado asuma su corresponsabilidad por haber ignorado las denuncias y solicitudes de la señora Padilla Gutiérrez. También reclaman que los gastos que se generen sean cubiertos por las mismas autoridades omisas ya que los familiares de la asesinada son personas de bajo recursos lo que les causará deudas y un estado de estrés e indefensión que violentan su integridad emocional.

El mismo colectivo está citando a protestar hoy jueves a las 12 horas en la representación del Estado de Jalisco en la Ciudad de México, en Manuel López Cotilla 1013, colonia del Valle, alcaldía Benito Juárez.

Mientras hago una reflexión sobre a dónde nos llevará la intolerancia, la falta de respeto por la vida ajena y el salvajismo que día a día se acrecientan entre la sociedad mexicana, aviso a las lectoras y a los lectores que tomaré unas vacaciones para regresar el 9 de agosto.

Punto final