Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

La 4T y Elba Esther o Gambito de Dama

Lourdes MendozaEn la mira

Lourdes Mendoza Peñaloza señala que Gordillo no ha entendido, o no ha sabido leer, que no cabe en la 4T de AMLO

Hace 15 días, el mismo día que anuncié que la maestra Elba Esther se quedaría sola porque cada una de las piezas a las que ha recurrido la han ido abandonando, Netflix estrenó la miniserie Gambito de Dama. En política, como en el ajedrez, los buenos jugadores piensan más allá de una jugada y el gambito consiste en sacrificar una pieza para lograr una posición favorable en espera de obtener ventajas posteriores.

Lo que no ha entendido Elba Esther, no lo ha sabido leer, es que no cabe en la 4T de AMLO, y para muestra un gran botón. En la mañanera de ayer, al referirse al SNTE, AMLO adelantó que se entiende con la dirigencia sindical actual, que ha basificado a más de 287 mil maestros y repudió la venta de plazas. Simultáneamente, la maestra impulsa como caballo (de Troya) a un experto en el negocio de cobrarle a los maestros por el derecho al trabajo.

Lo increíble es que ahora ha decidido enviar a uno de sus viejos cómplices, ah, no sobrino, ah no protegido, Ricardo Aguilar Gordillo, a atacar al magisterio desde el nuevo membrete –redoble de tambores– sí desde el Movimiento Nacional de Transformación Sindical del Magisterio. ¡ver para creer!

Para entender la disonancia, veamos de quién se trata

Primero el nieto, luego el yerno, ahora… el “sobrino” de Elba Esther.

Liderazgo emergente en los orígenes de la CNTE en los 80, el chiapaneco Ricardo Aguilar Gordillo dejó el movimiento disidente (traicionó, según líderes de la época) para incorporarse al proyecto sindical de Elba, cuando ella hizo lo propio empujada por Carlos Salinas (¿recuerdan que fue el clavo para que CSG pudiera sacar al potosino Carlos Jonguitud Barrios?).

Si bien entre corrillos chiapanecos se ha dicho hasta el cansancio que Aguilar Gordillo es sobrino de Elba, ambos han negado la especie y no hay pruebas de un parentesco, que no le ha hecho falta para una trayectoria de 30 a la sombra de su paisana quien, en la lógica de los políticos tradicionales, no le dio recursos, lo puso donde hay: lo hizo secretario de Educación en Chiapas.

El no-sobrino de Elba, pero sí protegido, fue muy organizadito. Impuso un tabulador durante su gestión para la venta de plazas: 100 mil pesos por una de prescolar; 150 mil, por la de primaria, y 200 mil en telesecundaria. Tan sólo con la CNTE negociaba 380 plazas al año. Echen cuentas.

Esto significó que un maestro o una maestra tuvieran que trabajar al menos 10 meses GRATIS para cubrir dicha cuota. ¿a poco no se le vino a la cabeza el adjetivo, miserable?

Si seguimos revisando la lista de tarifas, las comisiones sindicales con goce de sueldo costaban 25 mil pesos anuales y repartía 500, ¡12 millones y medio al año! Ah, pero que no hay plazas disponibles, bueno pues por tres meses de salario, por adelantado, con Aguilar Gordillo podían conseguir un interinato de los 300 que repartía anualmente.

No solo el magisterio chiapaneco sufría la expoliación del exfuncionario que ahora pretende “democratizar” al SNTE, se sabe en la entidad que vendía REVOES (Reconocimientos de Validez Oficial de Estudios) a 100 mil pesos por cada licenciatura reconocida ¡Quihúboles!

La mina de oro de la secretaría de Educación en Chiapas era una concesión a Elba Esther mantenida por el cónsul Juan Sabines y hay que reconocer que, ante el desfalco insostenible, el gobernador del Verde, Velasco, lo destituyó.

De nada sirvió a Elba Esther que su nieto y su yerno se sumaran a Morena durante el proceso electoral de 2018, pues ha fracasado en su intento de volver al SNTE. Además, los mensajes presidenciales a Elba Esther han sido más claros que el agua: que jamás se tomaría una foto con ella; que no la quiere de regreso en el magisterio; que reconoce plenamente a Alfonso Cepeda al frente de la organización sindical; que confiese (cual pecados) sus delitos electorales al lado de Calderón, eso sí, sin riesgo a ser juzgada por ellos, y que se acabó con la venta de plazas.

En fin, lo cierto es que varias preguntas quedan en el aire. ¿Por qué Elba Esther siempre enreda y se enreda con la familia? ¿Por qué alguno de sus amigos en el actual régimen la ven a espaldas del presidente? ¿De verdad creen que pretender desestabilizar al magisterio es algo que desea y conviene a la 4T? ¿Gambito de peón, gambito de Dama o a qué juegan señores?, ¿Esta conferencia de prensa será para deslindarse de Elba?

¿Labastida con MC?

¡No escupan el trago de café! Al ver a Dante Delgado, a Ivonne Ortega y a Francisco Labastida en el gran restaurante Trastevere, y mejor servicio de Pepe Cuaik, lo primero que se me vino a la cabeza fue ¿qué estarán grillando? Y tras darle vueltas y más vueltas, creo que No lo estaban convenciendo de irse con ellos y dejar al PRI de Amlito, sino que seguro estaban viendo cómo generar uniones para el 21. Baste recordar que el Borrego Gándara en Sonora abrió una posibilidad de cómo hacerle. Renunció al PRI, dentro de una estrategia consensuada para poder ser candidato de otros partidos, sin tener conflicto pues será una candidatura ciudadana y ¡va a ganar!. Leído lo anterior, seguramente Labastida debe estar cooperando para que este tipo de cosas se hagan en otros estados, municipios o distritos federales y locales. Labastida no es un hombre de rencores ni de odios permanentes, seguramente hará siempre lo mejor para su partido.

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en El Financiero.

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

Menú de accesibilidad