Reina Isabel II
Reina Isabel II

Este miércoles la Fed dará a conocer su antepenúltimo anuncio de política monetaria del año.

La atención del mercado está enfocada tanto en la magnitud del incremento en la tasa de interés de referencia como en el tono del comunicado y la actualización del marco macroeconómico que suele acompañar a las decisiones de política monetaria en los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre.

A menos de que ocurra una sorpresa mayúscula, la Fed incrementará la tasa de fondeo en tres cuartos de punto por tercera reunión consecutiva para ubicar la tasa en un rango de 3.0 a 3.25 por ciento.

Aunque este es el escenario más probable, la probabilidad implícita en el mercado de futuros de un aumento de un punto porcentual completo pasó de cero a 18% a partir de la publicación de las cifras de inflación de agosto que mostraron una disminución menor a la esperada por el mercado.

Ante la falta de avances más claros en el combate a la inflación y un mercado laboral aún sólido, el mercado está anticipando un tono más restrictivo por parte del Comité de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) en el comunicado y en la conferencia de prensa de su chairman Jay Powell. En este contexto, el mercado también está anticipando revisiones importantes en el marco macroeconómico.

Es muy probable que la Fed vuelva a revisar al alza sus pronósticos de inflación para lo que resta del año y para el 2023; y por lo tanto el mercado estará muy atento a la trayectoria de convergencia estimada por la Fed para que la inflación subyacente alcance la meta de 2 por ciento.

En la última publicación de estimados macroeconómicos en junio, la Fed revisó sus estimados de inflación de 4.3 a 5.7% para el 2022 y de 2.7 a 2.6% para el 2023.

Asimismo, el estimado de inflación subyacente (core PCE) que es la medida preferida de la Fed para medir la inflación, se revisó en junio de 4.1 a 4.3% para el cierre del 2022 y se mantuvo en 2.3% para el 2023.

En el caso del crecimiento económico, el mercado está esperando que la Fed reduzca nuevamente sus estimados para el 2022 y 2023. Vale la pena recordar que en junio hubo una fuerte revisión a la baja en el estimado del crecimiento del PIB para el 2022 (2.8 a 1.7%) y para el 2023 (de 2.2 a 2.7 por ciento). El consenso de mercado más reciente para el crecimiento del PIB se aproxima a 0% para el 2022 y a 1.3% para el 2023.

A pesar de la importancia de estas revisiones, el componente del marco macroeconómico que concentra la mayor atención del mercado es la publicación de la gráfica de puntos (dot plot) que incorpora las expectativas de los miembros del FOMC y los presidentes regionales de la Fed, con respecto a la trayectoria futura de la tasa de fondeo.

Los especialistas anticipan que la nueva publicación del dot plot presente señales más claras de hasta donde puede llegar el nivel máximo de la tasa de interés de referencia en este ciclo alcista y cuánto tiempo se mantendrá en dicho nivel.

En el dot plot de junio, los miembros del FOMC ya habían elevado la mediana de expectativas de la tasa de fondeo para el cierre del 2022 de 1.9 a 3.4% y de 2.8 a 3.8% para el 2023.

En esta ocasión, lo más probable es que el dot plot refleje una postura más restrictiva, con la mediana de expectativas para la tasa a fines de este año en un nivel cercano a 4% y similar para el cierre del 2023.

Como hemos reiterado, la Fed debe continuar su ciclo de alzas hasta donde sea necesario, inclusive si esto genera una mayor debilidad en la actividad económica, para evitar que las expectativas de inflación contaminen aún más las negociaciones salariales y otros procesos de formación de precios.