Les enoja la captura de “La Rana”


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Con 129 involucrados en la cárcel y seis o siete pendientes de aprehensión, sigue la resistencia de los padres de Los 43 y sus abogados a reconocer lo que nadie ha rebatido: los jóvenes fueron levantados por policías de Iguala para entregarlos a la narcobanda que los mató y quemó sus restos hasta carbonizarlos.

Con 129 involucrados en la cárcel y seis o siete pendientes de aprehensión, sigue la resistencia de los padres de Los 43 y sus abogados a reconocer lo que nadie ha rebatido: los jóvenes fueron levantados por policías de Iguala para entregarlos a la narcobanda que los mató y quemó sus restos hasta carbonizarlos.

No sorprende, por lo mismo, que rechacen coléricos la importancia de la reciente captura pese a saber (por las declaraciones de los cómplices) que La Rana golpeó con un bat a los estudiantes y que asesinó a varios disparándoles a la cabeza.

El activismo prosigue hoy con la presentación de un dictamen psicosocial y un informe de la ONU que no arrojarán un solo dato que niegue la sustancia de lo sucedido.

La causa de los padres y sus representantes continúa centrada no en que se procure y se imparta justicia, sino en la necedad de imponer como verdad antihistórica supercherías tales como rechazar los escenarios del basurero de Cocula y el río San Juan, y en que se fabrique un cuento que implique al Ejército y justifique la patraña de que se trató de un “crimen de Estado”.

[email protected]

  1. Son rateros, no corruptos

    El presidente Andrés Manuel López Obrador llamó ayer a los pobladores de Acambay (Edomex) a no caer en "la corrupción", como entiende el delito de saqueo de combustibles. Su audiencia de centenares lo escuchó con respeto y lo despidió con vítores luego de que repartió apoyos económicos y exhortó a que todos se porten bien y no caigan "en esas actividades"... a sabiendas de ante quiénes hablaba: 10 días antes, en ese municipio, en la comunidad San Antonio Detiña, una turba semejante en cantidad a la del viernes en Tlahuelilpan, Hidalgo, huachicoleó de una toma clandestina y es de suponerse que entre el público estuvieron algunos o muchos de los ladrones a quienes, por su extraña manera de interpretar la realidad, intenta justificar porque son "pobres".

    Continuar leyendo

  2. ‘Huachicoleo’ para principiantes

    Para improvisar tomas clandestinas en ductos y poliductos basta horadarlos y colocar un grifo para extraer el combustible con la misma facilidad con que se toma el agua de una llave de jardín. Se perfora con taladro de mano y una broca de diámetro no mayor a una pulgada (lo que mide una corcholata: 2.5 centímetros), y esto se hace con paciencia para evitar las chispas y el calor (son tuberías normalmente frías, como las gasolinas, y casi heladas porque llevan ríos).

    Continuar leyendo