Pocas veces son las que el presidente Andrés Manuel López Obrador decide salir del país y la semana pasada como bien sabemos, visitó países centroamericanos y Cuba.

Estuvo de visita en Guatemala, Honduras, El Salvador, Belice y finalmente La Habana, a esta última como principal objetivo de celebrar los 120 años de relaciones diplomáticas.

Fue recibido por Díaz-Canel con honores militares ene l Palacio de la Revolución, “estrechando lazos de amistad” como lo publicó en sus redes sociales.

López Obrador tuvo oportunidad de moverse por Cuba, primero en el monumento del héroe nacional José Martí, la Plaza de la Revolución, el Palacio de la Revolución y por último el encuentro que tuvo en la casa de Raúl Castro.

En ninguna de las transmisiones lo vimos dentro del auto en el que se movió de una locación a otra. Al menos en lo que se transmitió en los distintos noticieros y demás espacios no supimos en qué modelo de automóvil anduvo.

Sin embargo, desde hace un par de días comenzó a circular esta fotografía en donde aparece el presidente en el interior de una camioneta, con interiores negro y eléctrica con cara de hastío mientras que en la ventana vemos a un joven que grita tratándose de “acercar” al mandatario mexicano, pero es reprimido por policía y un hombre de color que lo toma por el cuello para detenerlo.

Una escena que fue real, porque el joven gritaba “libertad” y fue parte de los cientos de detenidos el pasado 14 de julio del año pasado, cuando cientos de jóvenes salieron a protestar a las calles hartos del estilo de vida, por la represión y la carencia en la que viven.

En tanto, López Obrador ´si viajaba en esa camioneta, pero también en el 2021 y su gesto fue por estar detenido por completo sin poder avanzar cuando los integrantes de la CNTE le pidieron resolver los problemas y no solo dar discursos.

Dos escenas elegidas para realizar un fotomontaje y generar polémica y mayor discusión en las redes sociales.

La fotografía circulaba con un texto en donde se sorprendían por la fotografía tan exacta que captaba una escena de represión y la actitud evasiva del presidente mexicano.

La polarización en la que vivimos, genera tiempo para crear un contenido que es mentira y que sólo evidencia a quienes están y a los que no están con la 4T.

El acceso a billones de imágenes en las redes y el manejo de programas de edición, crean este tipo de contenido que se sabe que puede generar un incendio, porque nos han dejado con la mecha encendida.

Ni en Cuba hay camionetas como en la que viaja López, ni la imagen del joven corresponde con la iluminación completa, así como la otra foto que colocaron en el retrovisor. Es decir, alguien recordó ambas escenas y decidió ”plantar” el enojo.

Vale la pena revisar cuando son fotografías que no se ubican en el tiempo, es decir, que si la gira fue el domingo, no es posible que esto apenas se publique días después sin que ningún medio lo haya hecho.

Así como el día de hoy, debemos de tener una imagen para comprobar que sucedió, también vale la pena observarla con detenimiento para no ser parte de quienes caen en las “fake news” por solo creer.

Vivimos en la línea del peligro, de que en cualquier momento la mecha de quienes están de acuerdo y los que no, se incendien de verdad y eso no deberíamos permitirlo.

amlo en cuba