Las señales de los “spots”


leopoldo-gomez2

Leopoldo GómezTercer Grado

Los spots de radio y televisión son uno de los campos más interesantes de la batalla electoral. Los millones de mensajes de candidatos y partidos dicen mucho de las estrategias que están en juego en esta contienda por la Presidencia.

Los spots de radio y televisión son uno de los campos más interesantes de la batalla electoral. Los millones de mensajes de candidatos y partidos dicen mucho de las estrategias que están en juego en esta contienda por la Presidencia.

José Antonio Meade cambió la campaña del miedo por una más propositiva. El PRI se enfoca ahora en las propuestas y cualidades personales de su candidato, ya sin proponerlo como la solución al supuesto temor generado por Andrés Manuel López Obrador. Las campañas “negativas” dirigidas al puntero y a Ricardo Anaya corren por cuenta de Nueva Alianza, con las historias de Bety y sus decisiones de vida.

La estrategia de Anaya también cambió. Pasó del énfasis en la lucha contra la corrupción y la pugna con el PRI, a una campaña “aspiracional” centrada en la recuperación de la paz. Al margen del candidato, los señalamientos a López Obrador y sus supuestas contradicciones se canalizan por los spots de los partidos que integran el Frente. Seguramente para apropiarse de la agenda social de la izquierda y marcar un contraste con Morena, el PRD tiene al aire un spot de apoyo a la diversidad, los derechos civiles y la inclusión.

En contraste, la campaña de López Obrador no muestra cambios. Su mensaje sigue centrado en el combate a la corrupción. De ahí derivan casi todos los planteamientos que presenta en sus promocionales. Los más recientes despliegan un código visual que lo proyecta como presidente, incluso con imágenes que sugieren que ya está en Los Pinos.

En otra lógica, el spot en el que López Obrador defiende las libertades, los derechos humanos, la pluralidad y la diversidad, evidencia un propósito de acallar críticas y cerrarle un flanco al PRD.

Con una táctica similar a la de Nueva Alianza con Meade, el PT y el PES asumen la misión ofensiva con ataques a Anaya y un contragolpe al discurso del miedo.

Al final, mientras López Obrador mantiene la línea trazada desde el inicio de su campaña —de hecho, mucho antes—, quienes intentan alcanzarlo siguen buscando nuevas rutas a menos de un mes de la elección.