Las nada rectas cuentas del rector


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

La suspensión provisional que obtuvieron ayer el rector de la UAEM y su esposa contra la orden de captura por su probable enriquecimiento ilícito pareciera apuntalar el respaldo que les han dado algunos actores políticos (Cuauhtémoc Cárdenas y el obispo de Cuernavaca, entre otros) que ven el caso como “venganza” de Graco Ramírez.

La suspensión provisional que obtuvieron ayer el rector de la UAEM y su esposa contra la orden de captura por su probable enriquecimiento ilícito pareciera apuntalar el respaldo que les han dado algunos actores políticos (Cuauhtémoc Cárdenas y el obispo de Cuernavaca, entre otros) que ven el caso como “venganza” de Graco Ramírez.

El sospechosismo parte de la pública confrontación de quienes, como el imputado, han querido tumbar al gobernador, y para efectos prácticos del activismo apoyador de poco sirve saber que, por ley, la Fiscalía Anticorrupción que los acusa goza (o debiera gozar) de constitucional autonomía.

Lo del enriquecimiento es un delito paralelo al de peculado, en relación con un extraño préstamo de Interacciones (alrededor de 500 millones de pesos) que compromete los recursos federales y estatales hasta 2022 para la universidad.

Pendiente continúa, sin embargo, el desenlace de las denuncias de la Auditoría Superior de la Federación ante la PGR, por contrataciones y facturaciones chuecas (más de mil millones de pesos) de supuestos e ilegales servicios a la Sedesol y la Sagarpa…

[email protected]

  1. Son rateros, no corruptos

    El presidente Andrés Manuel López Obrador llamó ayer a los pobladores de Acambay (Edomex) a no caer en "la corrupción", como entiende el delito de saqueo de combustibles. Su audiencia de centenares lo escuchó con respeto y lo despidió con vítores luego de que repartió apoyos económicos y exhortó a que todos se porten bien y no caigan "en esas actividades"... a sabiendas de ante quiénes hablaba: 10 días antes, en ese municipio, en la comunidad San Antonio Detiña, una turba semejante en cantidad a la del viernes en Tlahuelilpan, Hidalgo, huachicoleó de una toma clandestina y es de suponerse que entre el público estuvieron algunos o muchos de los ladrones a quienes, por su extraña manera de interpretar la realidad, intenta justificar porque son "pobres".

    Continuar leyendo

  2. ‘Huachicoleo’ para principiantes

    Para improvisar tomas clandestinas en ductos y poliductos basta horadarlos y colocar un grifo para extraer el combustible con la misma facilidad con que se toma el agua de una llave de jardín. Se perfora con taladro de mano y una broca de diámetro no mayor a una pulgada (lo que mide una corcholata: 2.5 centímetros), y esto se hace con paciencia para evitar las chispas y el calor (son tuberías normalmente frías, como las gasolinas, y casi heladas porque llevan ríos).

    Continuar leyendo