Este 21 de marzo ha sido un asueto distinto, porque hemos tenido en la conversación familiar o con los amigos la inauguración del nuevo aeropuerto AIFA por sus singulares imágenes, que gracias a todos los que lo visitaron el día de hoy, nos dejaron con las mismas dudas y con una sensación extraña como testigos de un gobierno que pareciera burlarse de todos.

El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, el cual tuvo que organizar paseos para la gente de a pie, para que al menos alguien pudiera constatar que sí existe, que está tan lejos que el propio gobierno tuvo que pagarles el transporte para llevarlos hasta allá.

Incluso un aeropuerto que ya antes de ser inaugurado, ya tenía un documental de su construcción, cuando siquiera ha sido terminado en su totalidad.

Un ejemplo clarísimo de propaganda política en tiempos de una consulta obligada y disfrazada de “ciudadana”. La inauguración como un acto de “pisa y corre”, de “emergencia” o de ”bomberazo” para que los que no se informan y no saben mucho de que continúa siendo ignorado la falta de medicamentos para niños y enfermos con cáncer, para hacer de cuenta que los feminicidios no han ido en aumento, para que nadie recuerde la casa en Houston del presidente, ni a sus hermanos recibiendo dinero, ni mucho menos la inseguridad en la mayoría de los estados del país a causa del crimen organizado y mucho menos los conflictos entre su propio equipo de trabajo.

Un “así como está lo inauguramos” para que sirva de ser el tema e incentive la salida del voto en la consulta de revocación de mandato, porque si bien dice su publicidad instalada en diversos panorámicos y espacios publicitarios del país “Andrés Manuel no está solo”, el señor presidente va perdiendo gente que lo siga y le apruebe su gestión.

Las mujeres en este gobierno hemos sido echadas para un lado, nos hemos quedado sin refugios para quienes están y han sido violentadas, sin apoyo de guarderías, sin ningún tipo de seguridad y el índice de feminicidios, como lo mencioné anteriormente, van a la alza, se perdió el Seguro Popular, quienes padecen de cáncer de mama y recibían el tratamiento a través del Fucam se quedaron sin ellos, e incluso con distintos tipos de cáncer no cuentan con medicamentos; se eliminaron las escuelas de tiempo completo afectando a mujeres jefas de familia para poder salir a trabajar.

En el gobierno se ven poco las mujeres, el poder de este gobierno solo reconoce a Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, y lo creo tan cierto porque es quien acude a cada uno de los eventos más importantes del Gobierno Federal comandado por el presidente López Obrador.

En la fotografía oficial de la inauguración del incompleto aeropuerto AIFA, solo aparece la esposa del presidente y la jefa de gobierno de la Ciudad de México.

Doce hombres y dos mujeres, un ejemplo claro que las mujeres del presidente solo son su mujer, quien funge, pero no funge como primera dama y Sheinbaum, la supuesta candidata a las elecciones presidenciales siguientes.

Aunque más tarde apareciera la actual presidenta del Senado, Sánchez Cordero, la Secretaria de Economía Tatiana Clouthier, Delfina Gómez, secretaria de Educación Pública o Luisa María Alcalde, Secretaria del Trabajo, también Marina del Pilar, gobernadora de Baja California, la escultora mexicana Edysa Ponzanelli, entre otras personalidades de la política, fueron más los gobernadores, militares y empresarios del género masculino que estuvieron presentes.

La fotografía oficial no miente, no exagero y ni mucho menos quito o pongo personajes, lo vemos claramente en la imagen que fue de las primeras que circularon en los medios y redes sociales.

Para Andrés Manuel López Obrador, solo hay dos mujeres de toda su confianza y que son intocables en su gobierno, no hace falta decir mucho.

Un gobierno a la “antigüita” precedido en su mayoría por hombres que solo elogian y acompañan a otro hombre.

Qué lástima.

inauguración AIFA