La “trituradora”


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

En la charla de Ricardo Anaya con quienes habíamos ya platicado con Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade, Juan Pablo Becerra-Acosta le recordó: “Dice que somos medio duros aquí...”.

En la charla de Ricardo Anaya con quienes habíamos ya platicado con Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade, Juan Pablo Becerra-Acosta le recordó: “Dice que somos medio duros aquí…”.

El invitado atajó: “…la trituradora de MILENIO”.

No es grato que se nos equipare con una máquina que desbarata cosas y jamás nos proponemos maltratar a quienes tienen la confianza de hablar con nosotros, pero los diálogos entre seis periodistas y un aspirante a la Presidencia de México suelen rebasar el esquema de preguntas-respuestas para dar lugar, atropelladamente, a entretenidos debates.

Ayer, en su Día con día, Héctor Aguilar Camín lamenta la conversión de los entrevistadores en jueces que intentan “poner al entrevistado en evidencia, dejarlo mudo, hacerlo trastabillar, confirmar sus debilidades, subrayar sus límites. En una palabra: mostrar lo peor de su invitado…”. Y dice que le gustaría no ver “duelos, sino revelaciones” con quienes “compiten nada menos que para gobernar nuestro país”.

Plena coincidencia.

La subjetividad intrínseca del oficio periodístico es, quizá, lo que nos arrastra…

[email protected]

  1. El carnal Bátiz, fiscal ideal

    Desde que la oposición en el sexenio anterior bloqueó al constitucionalista Raúl Cervantes Andrade, exprocurador general de la República, para que fuera fiscal general, primero, y ministro de la Suprema Corte de Justicia después, con el pretexto de que había sido diputado y senador plurinominal del PRI, he insistido en que entraña una perversa tontería pretender que un aspirante a cargos relevantes en el servicio público carezca de filias y fobias políticas e ideológicas.

    Continuar leyendo