Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

La sombra de Trump

hector-aguilar1

Héctor Aguilar CamínDía con día

Yo quiero dar por terminado el ciclo electoral estadunidense, pero me gustaría apuntar esto: De cumplirse la derrota de Trump, podríamos asistir a un efecto global de recuperación del crédito de la democracia

Yo quiero dar por terminado el ciclo electoral estadunidense, pero me gustaría apuntar esto: De cumplirse la derrota de Trump, podríamos asistir a un efecto global de recuperación del crédito de la democracia.

En cierto modo la elección de Trump culminó un ciclo de bajos rendimientos públicos y crecientes insatisfacciones sociales con las democracias del mundo.

El descrédito democrático del siglo XXI se hizo sentir igual en las democracias viejas y probadas, como Estados Unidos y Gran Bretaña, en las readquiridas en los 1980s, como las de América Latina, y en las que surgieron del antiguo bloque socialista, a partir de la caída del Muro de Berlín en 1989. La crisis de 2008 fue una sacudida final de ineficacia y descrédito para los órdenes democráticos de todos los países.

El ciclo de malestar y la desconfianza con la democracia tuvo su momento culminante en la elección para la presidencia de Estados Unidos, la más vieja y probada democracia del mundo, de un candidato que era la encarnación misma de la anomalía democrática: Donald Trump.

De un lado, Trump le dio la razón histórica a todos los que reconocían o decretaban la ineficacia, la decadencia, la capacidad de autodestruirse de la vida democrática.

Putin pudo decir lo mismo que Jinping: ¿esa es la democracia que celebran, la que quieren que adopte el mundo, la que es capaz de elegir a Trump, la que es capaz de suicidarse entronizando a su destructor? De otro lado, la presidencia anómala de Trump creó una especie de legitimidad para los líderes autoritarios del mundo que hubieran sido electos, como Trump, democráticamente.

Explicita o implícitamente, estos líderes autoritarios, nacidos de la democracia, han podido ponerse a la sombra de Trump y decir: las barbaridades que yo hago, las hago por decisión de los electores, y son normales hasta en la democracia más vieja del mundo, Estados Unidos.

Que termine el apoyo de los votantes a Trump puede poner fin a la legitimidad que derivan de Trump los gobernantes que se le parecen. Será un alivio que deje la escena esta sombra, este ejemplo global del autoritarismo con votantes.

  1. Cienfuegos: el terremoto en el gobierno

    La captura del general Cienfuegos, acusado de narcotráfico, destruye la credibilidad del Ejército como corporación incorruptible y, con ella, como ha dicho José Antonio Crespo, la “premisa que justifica la militarización actual”

    Continuar leyendo

Menú de accesibilidad