¿La quinta ZEE?


alberto-aguirre1

Alberto AguirreSignos vitales

Gerardo Gutiérrez Candiani aceptó la invitación presidencial para convertirse en el comisionado especial que materializaría el proyecto de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) que el entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, había pactado con los gobernadores del sureste.

Gerardo Gutiérrez Candiani aceptó la invitación presidencial para convertirse en el comisionado especial que materializaría el proyecto de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) que el entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, había pactado con los gobernadores del sureste.

El exdirigente de la Coparmex y del CCE trabajó durante casi dos años en los estudios de factibilidad —encargados a IDOM Ingeniería, ADHOC Consultores Asociados y Evercore Partners México— de la mano de Abraham Zamora, el director de Banobras. Y también, con la Consejería Jurídica de Los Pinos, en los borradores de la iniciativa de ley, del reglamento y de los decretos de Declaratoria de la Zona por la que quedarían estipulados la delimitación geográfica precisa, los beneficios fiscales, aduaneros y financieros, así como las facilidades administrativas aplicables en cada una de las regiones seleccionadas.

En el camino, Videgaray salió a la cancillería y a la SHCP llegó José Antonio Meade Kuribreña, quien recibió la información puntual sobre los beneficios esperados, las medidas conceptuales de apoyos y el paquete de facilidades gubernamentales que serían desplegados en las regiones contempladas en el plan original que no fue modificado, pero avanzó con lentitud.

Hace un año, finalmente, llegó el visto bueno para la instalación de tres ZEE en Puerto Chiapas, Puerto Lázaro Cárdenas y Puerto Coatzacoalcos que junto con la de Puerto Salina Cruz formarán el Corredor del Istmo de Tehuantepec. En paralelo, también hubo estudios de prefactibilidad para sendos agroparques, en Ixtapa Zihuatanejo y el sureste chiapaneco, y las llamadas “zonas nicho” con clústeres de innovación y desarrollo tecnológico en Hidalgo, Puebla y Yucatán.

Para Puebla está planteada una zona nicho para el sector automotriz por las dos ensambladoras de escala global que se han instalado en la entidad y por su cercanía a los corredores logísticos de Tuxpan y Querétaro. La quinta ZEE poblana ocuparía un polígono de 627 hectáreas ubicado entre los municipios de Nopalucan, Rafael Lara Grajales y San José Chiapa, junto a un lado donde aterrizó el proyecto Ciudad Modelo, que permitió a Audi comenzar la fabricación de sus unidades en México.

El gobierno de Puebla cuenta con estudios de factibilidad que perfilan a la agroindustria como vocación preexistente para la zona y que identifican claramente al predio denominado La Célula —ubicado a 26 kilómetros, en el municipio de Oriental— como un catalizador del potencial de los sectores productivos de la región.

Dentro de tres meses a más tardar, La Célula será la nueva sede de la industria militar mexicana. Esta reubicación —según las estimaciones de las autoridades locales— crea un potencial de 4,400 millones de pesos para satisfacer la demanda de insumos y servicios con vocaciones productivas netamente castrenses. ¿Ejemplo? la Dirección General de Fábricas de Vestuario y Equipo de la Sedena ha recibido una inversión total de 4,817 millones de pesos.

Las poblaciones urbanas y rurales aledañas a la Zona se beneficiarán de la infraestructura, políticas y empleos que lleguen al nuevo clúster industrial. En el área de influencia de la quinta ZEE viven muchos de los poblanos más pobres: 43% de los pobladores se ubica por debajo de la línea de bienestar con relación al ingreso. Y las manufacturas que se instalarían generarán un ingreso promedio de 112,000 pesos anuales por empleado.

Así consta en los estudios de prefactibilidad elaborados por IDOM Ingeniería y concluidos en agosto del año pasado. Antonio Gali Fayad entregó cartas de intención a Gutiérrez Candiani a nombre de los poderes estatales y dejó en claro que en febrero podría donar 96.6 hectáreas de terrenos a la Federación, para detonar la ZEE.

“Se ha buscado complementariedad respecto a otras zonas ya decretadas en el país”, explicó recientemente el mandatario poblano, “el objetivo es impulsar a Puebla sin sustraer cuota al mercado interno”. Pero la autoridad federal de las ZEE no ha presentado el Proyecto de Dictamen ante la Comisión Intersecretarial de ZEE.

EFECTOS SECUNDARIOS

CONTRAPUESTOS. La declinación de Javier Alatorre para ser moderador en el tercer debate presidencial organizado por el INE fue tomado de mala manera por algunos integrantes del Consejo General, mientras que otros quedaron inconformes con la designación de Gabriela Warkentin, Carlos Puig y Leonardo Curzio. Entre los descartados estaban Carmen Aristegui, Ciro Gómez Leyva y René Delgado.

¿DESTIERRO? Sin aspiraciones sobre un cargo legislativo, Amalia García había puesto su renuncia en el escritorio del jefe de Gobierno desde hace dos meses. Ni Miguel Ángel Mancera ni José Ramón Amieva quisieron aceptarla. Desde hoy la Secretaría del Trabajo del GDF tendrá un nuevo titular. Y la expresidenta del PRD podrá decidir libremente sobre la siguiente etapa de su periplo en la política.

CONTRAFLUJO. Échenle la culpa a Netflix, Amazon Prime Video, Blim y demás: el boom de la televisión de paga en México terminó en el 2006. Desde el año pasado y al menos hasta el 2020, el número de suscriptores de estos servicios de telecomunicaciones irá a la baja, se acredita en un informe de Digital TV Research. Aun así, México superó a Brasil y se ha convertido en el mayor mercado de televisión de paga en América Latina, aunque la nación sudamericana tenga el doble de hogares con televisión que México. A finales del 2017, dos operadores eran los dominantes en el hemisferio: Claro/América Móvil tenía 13.91 millones de suscriptores de TV de paga, mientras que DirecTV/Sky sumaban 21.31 millones. De acuerdo con el estudio, dentro de seis años la penetración de la TV de paga no superará 44% actual de los hogares con TV en el hemisferio.

[email protected]


  1. AMLO y su encuestador más fiable

    Físico teórico, con un doctorado en la Universidad de Pennsylvania, Enrique Calderón Alzati acumula un cuarto de siglo como presidente de la Fundación Rosenblueth —un think tank enfocado a la preservación del legado del exfuncionario mexicano— y también como promotor de iniciativas a favor de la democratización del país.

    Continuar leyendo

  2. Finiquitos, en el PRD

    Con pasivos por pagar con proveedores, multas pendientes con el INE y la ineludible obligación de cubrir salarios de casi medio millar de empleados, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) está en la miseria financiera.

    Continuar leyendo