La amnistía de AMLO, error o estrategia, pero error


joaquin-lopezdoriga1

Joaquín López-DórigaEn Privado

Lo que une y mueve al PAN es la derrota; a Morena, el fraude y al PRI, la victoria.  Florestán

Lo que une y mueve al PAN es la derrota; a Morena, el fraude y al PRI, la victoria.  Florestán

 

El sábado, en Tixtla, Guerrero, Andrés Manuel López Obrador planteó la posibilidad, de ganar las elecciones presidenciales el 1 de julio, de decretar una amnistía —perdón y olvido— a los jefes de la delincuencia organizada para ayudar a que haya paz en el país y al mismo tiempo exigir a Estados Unidos que lleve a cabo campañas para aminorar el uso de drogas.

La propuesta del próximo candidato presidencial de Morena tuvo un rechazo generalizado, no unánime, porque su feligresía le celebra todo, pero sí de un amplio sector de la sociedad cuyos votos busca y necesita.

Entre las reacciones, escuché todo tipo de descalificaciones, siendo el más común la de locura: es una locura, otra locura de López Obrador.

Para mí no fue una locura, fue un error, y es peor porque, por ejemplo, pregunto: los empresarios que lo apoyan, que van a comidas privadas que ellos mismos convocan, que le otorgan sus firmas, ¿están de acuerdo con la amnistía a los jefes del crimen organizado, a los narcotraficantes, secuestradores, sanguinarios asesinos, autores de masacres, desaparecidos, de luto en los hogares, de la drogadicción de cientos y cientos de miles de jóvenes?

Porque si no lo están, tampoco lo han expresado, como otros sectores y personajes que se han pronunciado en contra.

Dicho esto, Rubén Cortés, director de La Razón, estuvo en desacuerdo ayer en Radio Fórmula. Me dijo que no era un error de López Obrador anunciar la amnistía a los jefes del crimen organizado, que era una estrategia para atraer a su base social en estados donde el narcotráfico la tiene y Morena no, como Durango, Sinaloa, Nayarit, Sonora, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas y Veracruz, entre algunos.

Y aceptando, sin conceder, que sea estrategia, para mí no deja de ser un error de esos que cuestan votantes, no de su congregación, pero sí de los que busca afuera si de verdad quiere evitar una tercera derrota electoral.

Por eso, reitero, fue un error.

Pero allá cada quien los suyos, que yo con los míos tengo y me sobran para repartir.

RETALES

1. CDMX. El PRI publicará esta semana la convocatoria para elegir a su candidato al gobierno de Ciudad de México, que a más tardar el jueves deberá renunciar o pedir licencia, según el cargo que tenga. El ideal es José Narro, secretario de Salud. No sé, aún, si lo hayan convencido. Pero era el Meade, éste sí militante, para el gobierno capitalino;

2. CONGRESO. El mismo PRI publicará en la primera semana de enero la convocatoria para sus candidatos a senadores y diputados federales, por lo que los aspirantes deberán, de nuevo, renunciar o pedir licencia con el año nuevo; y

3. COORDINADOR. Aurelio Nuño dejará la Secretaría de Educación Pública para asumir la coordinación de la precampaña y campaña presidencial de su excolega en Hacienda.

Nos vemos mañana, pero en privado

[email protected]
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com