A veces el discurso reta a la cordura.
Florestán.

El presidente se ha manifestado contra procesar a sus antecesores, habló de una política de punto final, pero se dijo siervo del pueblo: si éste decidía juzgarlos, se les juzgará, el pueblo manda.

Y así formalizó la consulta popular para que ese pueblo bueno, decida y él lavarse las manos de la pasión y crucifixión de cinco expresidentes: Carlos Salinas, por entregar a sus amigos los bienes de la Nación; Ernesto Zedillo, por el Fobaproa; Vicente Fox, por traidor a la democracia; Felipe Calderón, por hacer del país un cementerio, y Enrique Peña Nieto por la corrupción, como los sentenció el martes.

La pregunta original que la Cámara de Diputados envió a la Corte para que la aprobara, mencionaba los nombres de los cinco acusados y los ministros la cambiaron por juzgar a los actores políticos, donde, ojo, caben todos, los de ayer y los de hoy.

Para que el resultado de esa consulta del uno de agosto sea vinculatorio tiene que participar el 40 por ciento de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral, 37 millones, y él ha anunciado que lo promoverá en las mañaneras para traducir al pueblo que es un juicio a los expresidentes.

Debo apuntar que la respuesta mayoritaria será a favor. Pero el reto de López Obrador es la participación masiva para superar el 40 del padrón para que el resultado sea vinculatorio y los lleven, dice, ante un juez.

De lograrlo, empezara el espectáculo más grande del mundo en cinco pistas simultáneas, lo que será el gran distractor para los graves problemas del país y del presidente.

RETALES

1. PROLONGACIÓN.- La extensión de la presidencia de Arturo Zaldívar en la presidencia de la Corte, la decidirá su pleno en una consulta interna. Hay un amparo en su contra y una acción de inconstitucionalidad. La vía más corta será la consulta a los ministros que resolverán en agosto. Y no habrá más;

2. GOLPE.- Nadie imaginó la salida, así, de uno de los más cercanos y de mayores confianzas de López Obrador, Gabriel García Hernández, el todopoderoso coordinador de Programas Sociales del Gobierno Federal, con 32 superdelegados, 250 subdelegados, 18 mil servidores de la Nación y un súperpoder derivado de un presupuesto inconmensurable. Ayer dijo que se va en relevo de su suplente en el Senado que irá a un cargo en Morena, lo que es una gran mentira. Ya veo al responsable de los programas sociales del presidente, irse a suplir a un suplente. Que nos digan qué, grave, ocurrió para quitarlo; y

3. CRISIS.- La realidad económica no se puede tapar con ocurrencias mañaneras. La inflación está al doble de lo previsto por el Banco de México, se disparó en junio al 6.02 anualizado lo que llevó a que una dividida junta de gobierno del Banco de México elevara un cuarto de punto las tasas de interés, rompiendo un ciclo de recortes a la baja desde diciembre de 2018.

Nos vemos el martes, pero en privado.