CARLOS MARÍN

Honor a su libertad extrema

Honor a su libertad extrema


Encendidos los ánimos después de la tonta y despiadada represión policiaca en la Vocacional Cinco y atizados en los días subsecuentes por la incursión militar en recintos universitarios, el 5 de agosto de 1968 se conformó el Comité de Profesores del Instituto Politécnico Pro Libertades Democráticas, inspirado en el Consejo Nacional de Huelga en cuya fundación, tres días antes, fue determinante el destellante líder fallecido el sábado.

Marcelino Perelló murió el día de la efeméride.

Los maestros del Poli fueron secundados por otros, en especial de la UNAM, al constituir el 8 de agosto la Coalición de Profesores de Enseñanza Media y Superior Pro Libertades Democráticas.

A Marcelino le gustaba recordarse como el piloto Lindbergh (vitoreado en Nueva York), por los aplausos tumultuarios de la gente al paso de las marchas.

La trascendencia del movimiento del 68 no se explicaría sin el papel que jugó un puñado de muchachos que se cuentan con los dedos, uno de ellos tan brillante como casi nadie (autor intelectual de la estrujante y memorable marcha del silencio): Marcelino Perelló.

cmarin@milenio.com