on el título de esta columna la revista Nexos convocó el 28 de noviembre de 2021, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, a una jornada de tres mesas redondas sobre el momento que vive México.

Las reflexiones de aquellas mesas forman ahora el cuerpo central de la revista Nexos de marzo, que empezó a circular ayer, y cuyo título de portada es Después de AMLO.

Las mesas estuvieron guiadas, como dice la convocatoria, “por la idea de que el proyecto del gobierno actual, que despertó muchas esperanzas, ha fracasado.

No sólo no ha resuelto los problemas fundamentales de México, sino que en muchos casos los ha empeorado. México vive en un presente sin rumbo en busca de claridad sobre su futuro”.

Los temas de aquella conversación fueron la democracia, la política exterior, la violencia, la militarización, la Constitución, los jueces, las fracturas del federalismo, la calidad del gobierno, de la salud, de la educación, de la economía, y de la política social.

Participaron en ellas Luis Carlos Ugalde, José Ramón Cossío, Lisa Sánchez, Jorge G. Castañeda, Soledad Loaeza, Guillermo Cejudo, Ana Laura Magaloni, Eduardo Guerrero, Julio Frenk, Octavio Gómez Dantés, Gilberto Guevara Niebla, Valeria Moy y Gonzalo Hernández Licona.

La idea central de Nexos es que el gobierno está a la mitad del camino, le falta por andar, pero su proyecto está agotado.

Los ejecutores de ese proyecto van dejando tras de sí no una estela de logros sino una colección de yerros, algunos catastróficos, y muchas dudas sobre el futuro democrático de México.

Ni el proyecto de cambio de largo plazo de la llamada Cuarta Transformación ni su respuesta a los problemas de cada día, han estado a la altura de la promesa inicial.

El gobierno vive aún de las esperanzas que sembró, pero no responde con hechos a esas esperanzas.

El espectáculo central de la vida pública mexicana es un presidente que habla todos los días girando contra la cuenta de su credibilidad.

Su credibilidad sigue alta, pero la cuenta de su gobierno se vacía mientras él habla sin resultados. México ha perdido el rumbo. Su tiempo es otra vez el de un presente en busca de futuro.