Gobernador a la tumbada

yazmin-grill1

Yazmin's GrillPolítica Gourmet

“Veracruz, son tus noches palmera y mujer (…) tendré que volver”, así cantaba el inmortal Agustín Lara, pero por el momento una servidora (y seguramente muchos de ustedes, comensales distinguidos) se abstendrá de volver porque en tierra jarocha la cosa está color hormiga con su cocinero en jefe, quien tiene la cocina patas pa’arriba y toda encochambrada en vísperas de una elección que amenaza con traer a una nueva plantilla de expertos en artes culinarias que bien pueden traer, para sustituir el menú tricolor, algunas recetas blanquiazules, o amarillas… ¿o qué tal independientes?

“Veracruz, son tus noches palmera y mujer (…) tendré que volver”, así cantaba el inmortal Agustín Lara, pero por el momento una servidora (y seguramente muchos de ustedes, comensales distinguidos) se abstendrá de volver porque en tierra jarocha la cosa está color hormiga con su cocinero en jefe, quien tiene la cocina patas pa’arriba y toda encochambrada en vísperas de una elección que amenaza con traer a una nueva plantilla de expertos en artes culinarias que bien pueden traer, para sustituir el menú tricolor, algunas recetas blanquiazules, o amarillas… ¿o qué tal independientes?

Así que, para ir calentando el buche, ¿qué les parece si aprendemos a preparar un suculento, pero a la vez muy indigesto, gobernador a la tumbada? Pero a ver si no nos lo tumban antes ¿eh?

POLITICA GOURMET

 

INGREDIENTES:

  • Un gobernador intolerante y cínico
  • Violencia picada muy finamente
  • Muchos policías pelados, corruptos y coludidos
  • Inseguridad asada, pelada, molida y colada
  • Varias ramitas de temor ciudadano
  • Varias ramitas de descontento ciudadano
  • Autoridades bien lavadas
  • 17 periodistas asesinados
  • Represión hacia los sectores vulnerables
  • 3 tazas arroz pellizcado del presupuesto
  • 2 cucharadas de aceite de derechos humanos pisoteados

 

PREPARACIÓN:

Con mucho cuidado hay que poner a acitronar la inseguridad y la violencia, porque éstas vienen impregnadas con migajas de los cárteles de narcotráfico y la corrupción  de los órganos policiacos. Se añaden las ramitas de temor ciudadano y de descontento ciudadano, los cuales se deben sazonar junto a la represión hacia los grupos vulnerables; si se llega a poner espesa la poción agregue agua con la que las autoridades se han lavado las manos sistemáticamente. Cuando todo esto ya esté hirviendo agregue varios trozos de gobernador intolerante y cínico, mezclándolos con los 17 periodistas asesinados y los policías pelados, corruptos y coludidos, esto se debe dejar hervir durante varios años y enseguida se agrega el arroz del presupuesto pellizcado para que quede bien aguado y maloliente. Sírvase en plena efervescencia electoral para causar una tremenda indigestión a quienes lo coman.

 

¡Mal provecho!

 

Contacto.- www.lapoliticamedarisa.mx

[email protected]

[email protected]

Menú de accesibilidad