Fuera “narcos” de la UNAM


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

A propósito del Fuera narcos de la UNAM en la pantalla del estadio Olímpico, seco, duro y al encéfalo. El rector Enrique Graue no se anduvo por las ramas:

A propósito del Fuera narcos de la UNAM en la pantalla del estadio Olímpico, seco, duro y al encéfalo. El rector Enrique Graue no se anduvo por las ramas:

“Lo mandamos a poner nosotros, hoy inicia una campaña en ese sentido. No los queremos dentro y los jóvenes deben entender que el contacto con ellos es un riesgo”.

Además de entenderlo, sugiero tomar conciencia de que, precisamente, de la venta de carrujos de la “inofensiva” mariguana o de gramos de drogas mucho más letales, se financian las ejecuciones, los descabezamientos, los descuartizamientos y desapariciones de decenas de miles de personas, en su mayoría jóvenes, que han enlutado al país entero.

Y en su portada, la Gaceta Universitaria da en el blanco al advertir: No es tu amigo. Es un narco.

El problema para la UNAM es doblemente grave: a diario tienen acceso libre a sus instalaciones cientos de miles de personas, pero ninguna en funciones de policía preventivo.

¿Quién es el guapo y con qué estrategia se evitará la entrada de delincuentes con droga y armas para matar…?

[email protected]


  1. Impecable doble acierto de AMLO

    De pocos integrantes del próximo gabinete presidencial puede afirmarse que Andrés Manuel López Obrador haya hecho designaciones tan irreprochables como las del general de División Luis Cresencio Sandoval González y el almirante José Rafael Ojeda Durán para encabezar las secretarías de la Defensa Nacional y la Marina Armada.

    Continuar leyendo

  2. Coma inducido al NAIM

    Si por los discutibles “pueblos originarios” que se oponen al nuevo aeropuerto en Texcoco hablan agrupaciones y personas de tan descalificada probidad como la regresiva Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación o el obispo de Saltillo, Raúl Vera (negociador-tapadera de pederastia clerical), pareciera que hay un resquicio de esperanza en que Andrés Manuel López Obrador corrija su insensato capricho y ordene la continuación de la obra.

    Continuar leyendo