Frente y PRI. Batalla pírrica

hector-aguilar1

Héctor Aguilar CamínDía con día

El llamado PRIAN libra una batalla a muerte por el segundo lugar en las elecciones de julio. Ha sido una batalla pírrica. La operación del gobierno y de la procuraduría para hundir a Ricardo Anaya detuvo su carrera, pero no mejoró la de José Antonio Meade, candidato del PRI, ni la de Margarita Zavala, disidente del Frente de Anaya, sino a la de López Obrador, que ganó puntos en las semanas del pleito del gobierno con Anaya.

El llamado PRIAN libra una batalla a muerte por el segundo lugar en las elecciones de julio. Ha sido una batalla pírrica. La operación del gobierno y de la procuraduría para hundir a Ricardo Anaya detuvo su carrera, pero no mejoró la de José Antonio Meade, candidato del PRI, ni la de Margarita Zavala, disidente del Frente de Anaya, sino a la de López Obrador, que ganó puntos en las semanas del pleito del gobierno con Anaya.

La batalla del gobierno y del PRI contra Anaya fue eficaz para detener a Anaya, pero no para impulsar al candidato del PRI.

Como candidata independiente, Margarita Zavala sigue siendo un fenómeno, pues convoca casi 6 puntos de la intención de voto nacional, pero es imposible que gane y es evidente que le resta votos al PAN que está con Anaya.

La reciente adición a la boleta de Jaime Rodríguez, El Bronco, es una desvergüenza de “legalidad electoral”, pero en la encuesta de Massive Caller parece haber cumplido el objetivo gubernamental de quitarle votos a López Obrador, tanto como 2.7%, según la encuesta de la semana que pasó.

Puestas juntas todas las cuentas, según la que creo es la versión más equilibrada de suma y medición de encuestas, Oraculus.mx, López Obrador está en un claro primer lugar con 42.7%, Anaya en un segundo con 28.7, Meade en un tercero con 22.6 y Margarita Zavala en el cuarto. Jaime Rodríguez, que acaba de entrar a la batalla legal, representa solo, hasta ahora, una disminución (2.7%) del voto de López Obrador, según Masive Caller.

No hay que hacer demasiado caso de los números reportados aquí ni de los que vengan en siguientes encuestas, salvo en esto: la mayoría de intención de voto que tiene López Obrador en estas elecciones (del orden de 40%) es muy alta, pero no es mayor, en ningún caso, al de las cifras sumadas de sus opositores (el restante 60%).

Compitiendo por los votos entre ellos, los opositores de López Obrador libran una de las batallas pírricas más notables de la reciente democracia mexicana.

Como decía un amigo sobre los pleitos de la izquierda universitaria de los 70: confunden a sus enemigos con quienes les caen gordos.

[email protected]

  1. El fin del voto útil

    Dijo Javier Tello en la emisión de La hora de opinar que a Ricardo Anaya solo le quedaban dos estrategias que jugar, ambas contradictorias o no coordinables entre sí, para competir todavía en esta elección.

    Continuar leyendo

  2. Política y delito

    Nunca he creído que el crimen organizado de México, el narcotráfico, o sus potentes derivados de hoy: huachicol, extorsión, secuestro, tenga el proyecto de competir por el poder político como tal.

    Continuar leyendo