Extremismo de lo absurdo

carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

El dirigente nacional del PAN, Damián Zepeda, dice que su partido romperá el diálogo con el gobierno federal mientras éste no saque las manos del proceso electoral, sobre el supuesto de que no es justo que la PGR averigüe actos... que la ley le obliga a perseguir.

El dirigente nacional del PAN, Damián Zepeda, dice que su partido romperá el diálogo con el gobierno federal mientras éste no saque las manos del proceso electoral, sobre el supuesto de que no es justo que la PGR averigüe actos… que la ley le obliga a perseguir.

La crispación es la deslegitimación permanente y sistemática del adversario, explicó el periodista ilustrado Joaquín Estefanía en su informe sobre la democracia española en 2007.

Se refería a los casos en que se adoptan posiciones extremistas (ojalá solo fueran radicales) para arrinconar al enemigo y poder echarle la culpa de las reacciones.

Es el conflicto escalado en los espacios al alcance: medios, marchas, estridencias.

Por bien que suene, sin embargo, ¿qué van a hacer los gobiernos panistas de los estados flagelados por la narcoviolencia, como son Tamaulipas, Nayarit y Baja California Sur, si no pueden pedir el apoyo de la Federación? ¿Qué hará el de Puebla con el problema de los huachicoleros, o el de Veracruz si le pega un huracán? ¿Cómo van a negociar en las cámaras la asignación de recursos…?

[email protected]