EU en pleno empleo

joaquin-lopezdoriga-jr1

Joaquín López-Dóriga OstolazaSin Fronteras

La semana pasada se publicaron los datos de empleo correspondientes al mes de junio en Estados Unidos. Las cifras incluyen tres aspectos a destacar


La semana pasada se publicaron los datos de empleo correspondientes al mes de junio en Estados Unidos. Las cifras incluyen tres aspectos a destacar.

En primer lugar, la economía creó 213,000 empleos no-agrícolas, dato superior a las expectativas del mercado que se ubicaba en 195,000. Asimismo, las cifras de abril y mayo fueron revisadas al alza de 159,000 a 175,000 y de 223,000 a 244,000, respectivamente. Con estos datos, el número de empleos creados durante los últimos 12 meses asciende a 2.4 millones y la creación promedio de empleo durante los últimos tres meses fue de 211,000.

Los sectores que impulsaron la mayor creación de empleo fueron los de servicios profesionales, manufactura, sector salud y construcción. Aunque la cifra de creación de empleos superó las expectativas del mercado, la tasa de desempleo se incrementó de 3.8% en mayo, su nivel mínimo en los últimos 18 años, a 4.0% en junio, pero se mantuvo por debajo de 4.1% observado entre octubre del año pasado y marzo de este año.

La principal razón del incremento en la tasa de desempleo tiene que ver con un mayor número de personas participando en la fuerza laboral que se incrementó de 62.7% en mayo a 62.9% en junio.

En lo que va del año, la fuerza laboral total ha aumentado en aproximadamente 250,000 trabajadores por mes en promedio, lo cual ha permitido aliviar mayores presiones salariales.

Aunque la tasa de participación sigue siendo muy baja conforme a estándares históricos, la mejoría en las condiciones laborales, reflejada en un aumento lento pero consistente en los salarios y una mayor cantidad de trabajos de tiempo completo, está atrayendo a más personas al mercado laboral.

Este aumento en la tasa de participación está desafiando los pronósticos de algunos economistas que consideraban un cambio de paradigma estructural en la fuerza laboral bajo el cual las tasas de participación difícilmente cambiarían. Asimismo, el crecimiento en la fuerza laboral está contribuyendo de manera determinante a que el fuerte incremento en el número de puestos de trabajo se dé sin presiones inflacionarias.

En lo que va del año, los salarios promedio por hora han registrado un incremento de 2.7%, cifra a todas luces sólida pero que aún no es tomada como una señal de preocupación en cuanto a presiones inflacionarias por el mercado. A pesar de esto, el mercado y la Fed están muy atentos a posibles señales de sobrecalentamiento del mercado laboral que podrían traducirse en presiones inflacionarias.

En las minutas de la más reciente reunión de política monetaria de la Fed, los miembros de la Junta de Gobierno expresaron preocupación ante las crecientes dificultades de los empleadores para llenar vacantes y que aunque las presiones salariales se mantienen bajo control, esta situación podría cambiar en los próximos meses dado el repunte en la actividad económica.

A pesar de las tensiones comerciales y el incremento en la volatilidad en los mercados, la economía estadounidense podría acelerar su crecimiento anualizado durante el tercero y cuarto trimestre por arriba de 4% en comparación con 2% del primer trimestre.

En esencia, las cifras de junio trajeron la combinación perfecta de una fuerte creación de empleo y un incremento muy moderado en los salarios, permitida por el incremento en la tasa de participación, que le gusta al mercado. Sin embargo, a pesar de estos datos favorables, la Fed muy posiblemente suba, de manera preventiva, las tasas de interés en dos ocasiones en lo que resta del año.

Dada la situación de la economía en general y el creciente déficit fiscal de Estados Unidos, lo prudente es que la Fed trate de estar delante de la curva para contener cualquier presión inflacionaria, por pequeña que ésta sea.

[email protected]

  1. La inflación se acelera en Estados Unidos

    La semana pasada se publicaron los datos de inflación para el mes de junio en Estados Unidos. El índice general de precios al consumidor registró un aumento de 2.9 por ciento en los últimos 12 meses, su mayor incremento en casi siete años.

    Continuar leyendo