Diez partidos jugados, seis ganados, 3 empatados y una sola derrota. El Puebla va de segundo en la tabla y tiene 21 puntos que si hoy le ganan al Santos le quitarían al Pachuca el liderazgo.

El fútbol está tocado, después de lo sucedido en el Estadio Corregidora del Querétaro, y los estadios no son lo mismo.

El miedo sigue entre las butacas, y los equipos han redoblado la seguridad para que los aficionados se sientan tranquilos.

Es viernes por la noche y estoy en el Estadio Cuauhtémoc, así como uno de mis planes perfectos, que es ver el fútbol.

La imagen de vivir el fútbol es tan particular de cada aficionado, porque hay quienes siempre han ido con su papá, con sus hermanos, amigos, o solos.

Conozco a varios que la visita al estadio es como regla de vida y no hay sábado de local que no estén con el jersey puesto.

La verdad es que siempre quise conocer a un regio y rayado que fuera así y aunque no me tocó, mi imagen es ver el fútbol para disfrutarlo de minuto 1 al 90 y lo que se agregue.

Todos tenemos nuestra foto perfecta, incluso cuando se trata de verlo en casa y no en vivo y a todo color.

Hoy preguntaba de cómo es que el Puebla estaba en segundo lugar y aparte se había mantenido de casi líder del torneo, a lo que me respondieron, es que “el Puebla está de moda”.

Él en su imagen perfecta, su equipo es el que se ha puesto de moda porque a cinco años del nuevo proyecto de su directiva, han cumplido y los de la franja están allí arriba, con una efectividad del 60% en materia de triunfos.

Mi vista casi detrás de la portería, me coloca en una posición en donde veo cómo pasa la gente de un lado a otro para buscar sus lugares, en su mayoría hombres, pero también mujeres y con hijos en brazos.

Al final, las mujeres confían en el equipo y la directiva para venir con la certeza de que no pasará ningún evento violento que las ponga en riesgo.

A dos semanas de las terribles escenas que mancharon las imágenes propias de gozar el fútbol en familia, comienzan poco a poco a recuperarse.

Los poblanos vinieron al estadio y al menos los que tengo a la vista, lo están disfrutando a su manera. En pareja que entre beso y beso alientan a los jugadores locales y los que están entre amigos que beben cerveza y se entienden entre ellos.

Yo tengo la suerte de venir con mi hija, a la cual le he tratado de inculcar el gusto por el deporte, y con grandes amigos que conozco desde hace más de 27 años apasionados al fútbol.

Aquí en el palco se escuchan los gritos de sufrimiento, los aplausos y la voz de quien conoce los nombres de cada jugador y los va nombrando conforme tocan el balón.

Sí que le llamo suerte porque dentro de mi foto futbolera, es estar rodeada de quien lo disfruta y se apasiona.

Aunque el estadio no está lleno, predomina el azul y blanco de los poblanos que están viviendo un momento que hace mucho no tenían y cuando hablo de mucho, es mucho.

Pero bueno, si el Puebla está de moda pues que esté y que sus aficionados lo disfruten como la imagen inmejorable del fútbol.

El fútbol es para todos: la foto de la pasión.

Laura Garza Puebla está de moda
Foto: Laura Garza