El poder de los poderes


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Eso que el de López Obrador no será “el poder de los poderes” no pasa de ser una frase pudorosa… carente de sustento.

Eso que el de López Obrador no será “el poder de los poderes” no pasa de ser una frase pudorosa… carente de sustento.

Tan fuerte es la institución presidencial que, respecto a salarios en el servicio público, su aplicación vuelve iguales a AMLO con su némesis Calderón, pionero de la insensatez de que los integrantes de los otros dos poderes (que ideal, constitucional e ilusoriamente debieran ser los contrapesos del Ejecutivo) ganen menos que un presidente.

Ni juntos los poderes Judicial y Legislativo encarnan la máxima autoridad y representación del país en la doble calidad de jefe del Estado y del Gobierno.

Esto viene a cuento por el encuentro de AMLO con los ministros de la Suprema Corte y la calumnia contra éstos de que ganan más de 650 mil pesos mensuales.

Perciben 260 mil y, como bien recordó la secretaria designada de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, sus ingresos y los de los magistrados, desde 1857, “están garantizados para no ser disminuidos”.

Y ¡chin!: Juárez, el gran inspirador de AMLO, adoptó esa lógica cuando formó parte de la Corte…