Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

El país en que estamos

hector-aguilar1

Héctor Aguilar CamínDía con día

Llevo muchos años dando una conferencia llamada “El momento de México”, un esquema analítico que lleno cada vez con los hechos y los datos frescos de la coyuntura en la que estoy hablando

Por Héctor Aguilar Camín

Corre el tiempo, vuela y va ligero, y no volverá. Esto dice Cervantes en algún pasaje de El Quijote. Recuerdo esas palabras porque las puso José Emilio Pacheco como epígrafe en uno de sus felices libros de poesía, Irás y no volverás, aunque le hubieran venido muy bien también al otro, No me preguntes cómo pasa el tiempo, más misterioso y quizá más a tono con la perplejidad que rige nuestros días, desde el inicio de la pandemia.

Por mi parte, he caído en la cuenta de lo rápido, y lo decisivamente, que corren nuestros días, mientras preparaba una charla para unos amigos, que ofreceré mañana en una red de Zoom privada con el título de esta columna: El país en que estamos.

Llevo muchos años dando una conferencia llamada “El momento de México”, un esquema analítico que lleno cada vez con los hechos y los datos frescos de la coyuntura en la que estoy hablando, de modo que cada “momento de México” va siendo siempre parecido y distinto al anterior.

No esta vez. La actualización de cifras y hechos para la mencionada charla de mañana ha sido como un shock. La última actualización completa del momento mexicano que había hecho para una conferencia era del 11 de marzo de 2020; ahora tengo una de principios de septiembre, ambas con la minería de datos invaluable de Juan Pablo García Moreno.

La primera impresión que ofrece la comparación entre ambos momentos es que el país de septiembre es muy distinto del de marzo. El cambio sufrido por el país en estos meses, en todos los órdenes, apenas puede exagerarse. No se exagera mucho, en realidad, si se dice que, respecto del país que éramos en marzo de este año, somos otro país.

El tamaño del cambio es enorme, pero no en el sentido de la transformación prometida por el gobierno, sino en el sentido de que perdimos el país en tantos sentidos impresentables que teníamos y tenemos ahora un país peor, más pobre, más mal gobernado, con menos respuestas a sus problemas que el país que teníamos al comenzar el año.

Mañana, más sobre esto.

Menú de accesibilidad