LEOPOLDO GÓMEZ

El frente opositor según las encuestas

El frente opositor según las encuestas


Hace unas semanas escribía en este espacio que una alianza PAN-PRD para 2018 tenía un doble sentido para ambos partidos: con un candidato común a la Presidencia obtendrían más votos que los que cada uno podría conseguir por su cuenta, pero sobre todo se evitaría la adhesión del PRD a la candidatura de Andrés Manuel López Obrador.

Las encuestas más recientes arrojan interesantes resultados sobre este tema. Un primer dato que registra Consulta es que muchos simpatizantes del PAN y aún más del PRD desaprueban la alianza. Mientras los panistas están divididos a la mitad, entre los perredistas domina el rechazo en una proporción de dos a uno.

Estas tendencias dejan claro que no todos los votos se transferirían al frente opositor. Tanto el PAN como el PRD perderían simpatizantes si deciden ir juntos, aunque también es evidente que la alianza les daría mayor fortaleza y mejores perspectivas.

Una segunda encuesta, publicada por Reforma, en la que se consideran posibles candidatos, también es reveladora. Aquí, la alianza representa un punto porcentual adicional para Margarita Zavala y dos para Ricardo Anaya, en comparación con lo que obtendrían como candidatos del PAN únicamente. Por su parte, Miguel Ángel Mancera registra 10 puntos más como candidato del frente que con la sola bandera perredista.

En ningún caso la alianza mantiene la suma íntegra de las preferencias del PAN y del PRD, ni muestra alcances para derrotar a AMLO. Sin embargo, todas las combinaciones reportan una ganancia en intención de voto y una disminución de la ventaja del candidato de Morena. Así, por ejemplo, el punto porcentual que la alianza sumaría a Zavala la pondría en una posición de empate técnico con AMLO.

Más allá de los votos que pueda sumar, un candidato aliancista evitaría la migración electoral hacia AMLO. Ninguna de estas encuestas considera una posible alianza del PRD con Morena, pero sabemos por otros estudios que casi la totalidad del voto perredista respaldaría esa candidatura. Y aquí podría estar el punto de inflexión de las próximas elecciones de 2018.