LEOPOLDO GÓMEZ

El costo político del “gasolinazo”

El costo político del “gasolinazo”


La encuesta más reciente de Consulta Mitofsky sobre evaluación presidencial arroja un dato sorprendente: los aumentos de precios se pusieron a la cabeza de la lista de preocupaciones ciudadanas. El gasolinazo hizo que lo que no era un tema para los mexicanos se convirtiera no solo en su principal inquietud, sino también en la razón fundamental del desacuerdo con el Presidente.

Los aumentos en los precios desplazaron a los que por años fueron percibidos como los principales problemas: inseguridad, situación económica y desempleo. En evaluaciones previas, solo 3% de los encuestados refería el tema como preocupación principal; ahora, con 23% de menciones, ocupa el primer sitio.

El presidente Peña Nieto asumió directamente el costo político de este cambio de percepción. El acuerdo presidencial pasó de 24% a 17%. Es la caída más pronunciada del sexenio, rebasando aun la registrada a finales de 2014 a raíz de los sucesos de Iguala. Nada similar registra la encuesta en el caso de gobernadores y presidentes municipales, a quienes no se atribuyen los aumentos de precios.

La relación entre ambos datos es contundente. Entre los mexicanos que ven la inflación como el principal problema, el acuerdo presidencial es el más bajo, ni siquiera llega a 10%. Como punto de comparación, entre los que más se preocupan por la inseguridad, el acuerdo alcanza 20%.

Estos resultados son consistentes con el estudio sobre desacuerdo con los presidentes de 1994 a 2015, realizado por Ulises Beltrán (Nexos, 01/03/2015), que ubica los aumentos de precios como un factor esencial.

Así, por ejemplo, el mayor declive registrado en este periodo se reporta en el sexenio de Fox a partir del aumento en las tarifas de electricidad.

Al final, nada afecta tanto el acuerdo presidencial como los temas que impactan el bolsillo, sobre todo cuando son directamente atribuibles a una decisión de gobierno. Inseguridad, pobreza, educación y hasta corrupción palidecen frente al devastador efecto de la inflación en las evaluaciones sobre la gestión presidencial.