Fotografiar para documentar e interpretar desde la mirada lejana de quien solo observa y decide capturar las escenas a su alrededor para generar una opinión en quien mira.

Los fotógrafos capturamos imágenes para publicarlas y generar conversación, reflexión e incluso acción, porque también salimos a la calle, la mayor parte del tiempo, con la intención de provocar que quien se atreva a ver a través de nuestra mirada sienta “algo”.

Los resultados electorales ya los conocemos, Aguascalientes y Durango fueron los estados que no lograron ganar los de Morena. El resto de los seis estados, se sumaron al partido que no cumple la ley, que apoya a quienes están involucrados al narco, quienes han olvidado a los enfermos de cáncer, quienes han quitado apoyo a las mujeres, quienes ignoran los altos niveles de feminicidio y los que suponen que la inflación en nuestro país, también es causa de los gobiernos pasados.

La fotografía de Luis, me llevó a reflexionar sobre ese camino en soledad en el que el ciudadano toma una boleta y se dirige a “ocultar” su elección, llega a ese mini cuadro caluroso a tomar una boleta con los partidos y los nombres de los candidatos con un crayón especial que otorga el INE.

Una distancia corta, quizá entre 2 y 3 metros a la individualidad y la decisión: ¿por quién votar? ¿por el que me dijo mi marido? ¿Por el que dio el compadre? ¿el que me dijo la comadre que le dijo su esposo que era ese? ¿el que escuché que si no voto por él nos iban a quitar el apoyo? ¿el que me dejó la despensa? ¿por quién?

Entonces el ingreso al espacio minúsculo de plástico, se convierte en una reunión familiar o una verbena, porque el ciudadano que cree estar decidido, le llega las voces de todos a su cabeza y la mano indecisa se queda entre una u otra opción.

La señora que aparece en la fotografía, mientras camina y su falda larga se hondea es un reflejo de todos los mexicanos cuando nos toca votar.

Pocos pasos que nos hacen olvidar que vamos allí a votar por quien creemos que hará lo mejor por nuestro estado y por nuestro México, no por el que nos dijeron que votáramos.

Pareciera que, en esos pocos pasos, perdemos nuestra voz, nuestra decisión y se nos olvida México.

De nueva cuenta, México perdió, porque el partido que sigue sumando triunfos, solo busca apoderarse de un presupuesto para cumplir los caprichos ególatras y autoritarios de quien los dirige.

Una simple interpretación de una fotografía que documentó a una ciudadana emitiendo su voto el día de ayer.

elecciones méxico
La señora que aparece en la fotografía, mientras camina y su falda larga se hondea es un reflejo de todos los mexicanos cuando nos toca votar. Foto de EFE.