El banco central de China le entra a la guerra comercial


joaquin-lopezdoriga-jr1

Joaquín López-Dóriga OstolazaSin Fronteras

Durante los últimos 30 días, el yuan chino ha registrado una depreciación de 5 por ciento frente al dólar, llegando a 6.80 yuanes por dólar, su nivel más débil en los últimos 12 meses.


Durante los últimos 30 días, el yuan chino ha registrado una depreciación de 5 por ciento frente al dólar, llegando a 6.80 yuanes por dólar, su nivel más débil en los últimos 12 meses.

A estos niveles, el yuan registra una depreciación acumulada de casi 9 por ciento desde principios de abril, cuando su cotización frente al dólar se ubicaba en 6.27. A diferencia de la mayoría de las monedas de los países del G20, la cotización del yuan sigue siendo principalmente determinada por la intervención gubernamental.

Hasta 1970, la paridad del yuan frente al dólar estuvo fijada en 2.46. Sin embargo, durante la década de los 80, el yuan fue revaluado hasta alcanzar 1.50 por dólar.

Posteriormente, durante la segunda mitad de los 80, y la primera mitad de los 90, conforme china comenzó a abrir su economía, el yuan fue devaluado para estimular a su sector exportador y su paridad se ubicó en 8.27 yuanes por dólar entre 1997 y el 2005.

A partir del 2005, el régimen cambiario se flexibilizó un poco, permitiendo que la paridad del yuan frente a una canasta de monedas, incluyendo el dólar, el euro y el yen japonés, entre otras, fluctuara diariamente dentro de una banda preestablecida de 0.5 por ciento con respecto al valor de referencia establecido por el Banco Popular de China.

Durante este periodo, se permitió una apreciación gradual del yuan que llevó su cotización a 6.85 por dólar. Sin embargo, a mediados del 2008, en medio de la crisis financiera y después de una considerable apreciación del yuan, China decidió restablecer el mecanismo de paridad fija, manteniéndola en el nivel de aproximadamente 6.85 hasta principios del 2010.

A partir de esa fecha, el gobierno chino reimplementó el mecanismo semiflotante, permitiendo al yuan fluctuar dentro de una banda preestablecida.

El restablecimiento del mecanismo semiflotante y la debilidad del dólar a nivel global contribuyeron a que el yuan se apreciara de 6.85 a principios del 2010 hasta 6.04 yuanes por dólar en enero del 2014. No obstante, a partir de entonces, el yuan chino ha fluctuado entre 6.20 y 6.95, ubicándose la mayoría del tiempo entre 6.30 y 6.60.

En teoría, la liberalización del mecanismo de flotación del yuan era una de las medidas fundamentales que el nuevo liderazgo chino propuso para contribuir a incrementar el poder de compra de los consumidores chinos y fomentar una mayor demanda doméstica de bienes y servicios de importación por parte de China. Sin embargo, esto suponía que el yuan mantendría una tendencia de apreciación como la observada durante el periodo 2010-2014 y entre enero del 2017 y enero del 2018.

No obstante, la decisión de Estados Unidos de aplicar medidas proteccionistas a las importaciones provenientes de China, seguida de la implementación de medidas compensatorias por parte de China y la reacción estadounidense de escalar las sanciones comerciales, ha obligado a China a depreciar el yuan como un arma más dentro de la guerra comercial para estimular las exportaciones chinas.

La economía china está resintiendo la guerra comercial y hay indicadores que apuntan a una desaceleración más profunda que lo anticipado por el mercado. La decisión de depreciar el yuan está mucho más ligada a impulsar la competitividad de las exportaciones chinas y así estimular la economía.

La decisión de permitir una mayor depreciación del yuan es una señal clara de que China está lista para emplear todas las herramientas a su disposición para pelear la actual guerra comercial.