Detrás del “narcomenudeo”


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Es razonable que ni el Ejército ni la Marina patrullen la ciudad y que, cuando no queda de otra (caso Tláhuac), solo actúen en coordinación con el Gobierno de CdMx

El jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, dice que no habrá patrullajes en la capital, pero sí acciones de inteligencia contra el narcomenudeo (tráfico de drogas catalogado como delito del fuero común).

Sin embargo, no pueden ignorarse las narcomantas que han aparecido en diversas delegaciones, y mucho menos los crecientes eventos públicos relacionados con grupos delincuenciales locales.

Es razonable que ni el Ejército ni la Marina patrullen la ciudad y que, cuando no queda de otra (caso Tláhuac), solo actúen en coordinación con el Gobierno de CdMx.

Lo evidente para quienes tienen la responsabilidad es que cada vez les resulta más complicado explicar la narcodelincuencia en colonias como Condesa, Roma, Narvarte y la periferia colindante con el Edomex, por más que en estos lugares no se den episodios equiparables a los que padecen las sociedades de Tamaulipas o Guerrero, por citar solo un par de ejemplos.

A cruzar los dedos, entonces, para que el narcomenudeo siga en manos de pandillas autóctonas, sin que se manifiesten en toda su cruel magnitud las grandes organizaciones que las surten…

[email protected]

  1. En este pueblo sí hay ladrones

    Con poco más de 31 kilómetros cuadrados de superficie (cinco más que la colonia Narvarte de Ciudad de México), Tlahuelilpan es el municipio (creado en 1970) más pequeño de Hidalgo y su apropiado nombre significa En donde se riegan las tierras, porque en la región abundan las ejidales y particulares (mitad y mitad) de riego, temporal y agostadero, de las que se obtienen buenas cosechas de maíz, frijol, trigo, nopal, alfalfa, cebada, avena forraje, calabacita, chile verde y, en menor proporción, árboles frutales, hortalizas y ganado.

    Continuar leyendo