Acabar con la corrupción y la impunidad en el Infonavit era una tarea urgente. Las vivienderas tuvieron su boom en los sexenios panistas y en el peñismo se derrumbaron los castillos de naipes. Homex, —de la familia De Nicolás— pagó un costo altísimo, pero también los trabajadores que adquirieron viviendas de interés social en páramos inaccesibles, sin servicios públicos.

El Día de Navidad del 2019 apareció el Código de Ética propuesto por el director general del Infonavit, Carlos Martínez Velázquez al consejo de administración. La nueva normativa´—aún vigente— incluye un “programa de beneficio” al que cualquier trabajador miembro de los órganos del Instituto, sus auxiliares, los proveedores y los trabajadores involucrado en alguna irregularidad podría acogerse… a cambio de su colaboración “plena y continua”.

Inmunidad, a cambio de delaciones. Y un ombudsperson para procesar las quejas por acoso laboral, sexual y discriminación eran propuestas de vanguardia, además de nuevos plazos para la atención y desahogo de las responsabilidades laborales y administrativas.

En el 2020 —según la información entregada por la Contraloría General a la Auditoría Superior de la Federación— fueron tramitadas 37,133 quejas y reclamaciones. El Infonavit procesa la información de otra forma. Ese año recibieron denuncias por 29 incidentes que generaron 2,931 folios, de los cuales se identificó que 2,909 (99.2%) denuncias se concentraron en 13 incidentes.

El desglose de éstos es más preciso: 1,390 folios se relacionaron con fraudes, 466 por el otorgamiento de asesoría. 453 por violaciones a la normativa institucional y a la Ley del Infonavit, 188 por actos de corrupción, 186 por quejas, 83 por violaciones al Código de Ética, 73 relacionadas con el seguro de desempleo, 27 por robo de activo e información y 12 por la revelación de secretos y acceso ilícito a sistemas y equipos de informática.

Los 53 folios restantes se relacionaron con violaciones al Reglamento Interior de Trabajo del Infonavit, problemas con escrituras, seguro de daños, discriminación, hostigamiento y acoso sexual, engaño de datos personales y solicitud de pago crédito, uso de marca no autorizado, redes sociales, fraude de constructora, fraude unamos créditos y ecotecnologías, monetización y uso de marca no autorizado, phishing, tarjetas clonadas y usurpación de identidad.

La ASF observó que, de las 1,390 denuncias vinculadas a fraude, el Infonavit determinó que 857 “no aplicó fraude (sic)”; que 221 denuncias quedaron en proceso de atención al 31 de diciembre de ese año y que en 128 casos no definió ninguna sanción

De las 453 denuncias por violaciones a la normativa institucional y a la Ley del Infonavit, el Instituto señaló que en 307 no existieron elementos, 87 denuncias quedaron en estatus “por determinar” la sanción; 29 denuncias quedaron en proceso de atención; 15 denuncias no recibieron sanción por parte del área correspondiente o por parte de las gerencias de Avalúos y de Alternativas de Financiamiento.

Referente a las 188 denuncias por actos de corrupción se constató que en 164 denuncias el Infonavit determinó que el elemento no aplicó, nueve denuncias quedaron en proceso de atención; en otras nueve no se definió el estatus y en seis el estatus fue: “por determinar, no competencia del Instituto y la rescisión de la relación laboral”.

Efectos secundarios
RESENTIMIENTOS. A finales del año pasado, entre mandos medios y superiores del Infonavit hacían esta pregunta: “¿Cuánto tiempo más el primo expanista de un periodista que no solamente es detractor del presidente de la República, sino que lo insulta abiertamente seguirá en una función en donde puede minar a la Cuarta Transformación desde adentro?”. Las diferencias entre el entonces jefe de la Oficina del Director General y el subgerente de comunicación dejaron a la vista grillas que afectan la gobernabilidad institucional y el buen clima laboral.

PENDIENTES. Citado por el OIC para responder por las quejas de distintos proveedores de servicios e insumos para el IMSS en Tamaulipas, David Adonai Cano, encargado de la coordinación de abastecimiento y equipamiento de esa delegación, no atendió el requerimiento. Un día antes recibió los resultados positivos de la prueba por la Covid-19. Con retraso también va la licitación LA-050GYR018-E19-2022, pues la Junta de Aclaraciones se pospuso, por quinta ocasión. Ese proceso ha cobrado especial relevancia ya que de buenas a primeras los requisitos se ajustaron a las capacidades de los representantes de Lexmark, por lo que no se han hecho esperar comentarios sobre predilecciones hacia esta fabricante.