Se antoja más la lista completa

carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Borbotón de datos inútiles desde que el ex procurador Ricardo Sheffield hacía su patético papelazo en el estéril quién es quién de los combustibles fósiles que para nada sirve

Entre los inútiles ejercicios que ocupan la atención y el tiempo del presidente López Obrador está el soporífero quién es quién en precios de los combustibles con que arrancan sus mañaneras de los lunes.

Sobrando temas convulsivos, imposible imaginar que haya más de un interesado en la exposición de doña Surit Berenice Romero Domínguez (encargada de despacho de la Profeco) dando cuenta, como ayer, de que “al corte al 18 de junio, la gasolina regular registró un precio promedio nacional de 20 pesos con 53 centavos por litro; la Premium de 22 pesos con 26 centavos por litro, y el diésel de 21 pesos con 67 centavos por litro”.

Que Redco, Chevron y Windstar tuvieron “los márgenes de ganancia más altos”, o que “G500 y Orsan registran los márgenes más bajos”. Que el abuso mayor se dio en Escárcega, Campeche, y el menor en “Circle K, de Ahumada, Chihuahua”. Que “se atendieron 251 denuncias recibidas a través de la app Litro por Litro”, se practicaron “221 visitas, y se inmovilizaron 17 mangueras en gasolineras que no dan litro de a litro…”. (Peor cuando informa del precio del gas en Duragas de Durango, Soto Gas en Pénjamo, Guanajuato, y Gas Pasa, en Cosalá, Sinaloa) Luego de escuchar lo que sea sobre “Carburaciones Nacionales, SA de CV” en Quecholac y Zacapoaxtla, Puebla, y otra firma en Ixtenco, Tlaxcala, y un “es cuanto, señor presidente. Gracias”, el interpelado instruyó: “Vamos con los videos”.

Comenzó la proyección de las obras emblemáticas de la 4T y terminó con la del diputado electo Gabriel Quadri promoviendo la cancelación de esos proyectos, incluyendo sembrando vida por ser éste “una desgracia…”. Y como eso sí calienta, López Obrador comentó que “los que votaron por el señor, pues ya saben qué no quiere: va a oponerse al aeropuerto de Santa Lucia, al Tren Maya, a Sembrado Vida, a Dos Bocas y lo que resulte…”.

Con Quadri de appetizer, se siguió con la “muy fuerte campaña de manipulación, la guerra sucia, sobre todo en la ciudad, y muchos ni supieron por lo que votaban, estaban muy alterados, obnubilados (…) porque son partidarios, al final o en el fondo, de que continúe el mismo régimen de corrupción, de injusticias, de privilegios y de salir adelante —por eso hablo de aspiracionismo como sea—, sin escrúpulos morales de ninguna índole”.

Y arremetió de nuevo contra la pinche clase media (que según el Inegi se compone por alrededor de 50 millones de personas). Lo suculento del arrebato, aderezado con la defensa de haber nombrado a una decena de ex guardaespaldas, ex mensajeros y ex mil usos en altos cargos, se aceda con el bostezante arranque de la mañanera de los lunes.

Borbotón de datos inútiles desde que el ex procurador Ricardo Sheffield hacía su patético papelazo en el estéril quién es quién de los combustibles fósiles que para nada sirve, uno se queda picado con el morboso quién es quién del Presidente, a quien con el respeto debido le sugiero aprovechar mejor su tiempo y descargar, como único tema, la nutrida y creciente lista de sus enemigos.

Menú de accesibilidad