Candidatos y templetes universitarios


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

En el arranque de abril se anunció que Andrés Manuel López Obrador dialogaría con estudiantes del Instituto Tecnológico de Monterrey, lo que ocurrió el viernes 27 ante casi dos mil alumnos que atestaron el auditorio, muchos de los cuales lo vitorearon y despidieron coreando “¡presidente/ presidente/ presidente...!”.

En el arranque de abril se anunció que Andrés Manuel López Obrador dialogaría con estudiantes del Instituto Tecnológico de Monterrey, lo que ocurrió el viernes 27 ante casi dos mil alumnos que atestaron el auditorio, muchos de los cuales lo vitorearon y despidieron coreando “¡presidente/ presidente/ presidente…!”.

Gran éxito de campaña porque la audiencia no solo es joven sino representativa de estratos económicos medios, medios altos y altísimos, en un país donde la cuarta parte de la población (30.6 millones) tiene de 15 a 29 años, una tercera parte de la cual (10.1 millones) asiste a la escuela y solo 17 por ciento del total accede a la educación superior.

Lo anterior viene a cuento porque los otros candidatos a la Presidencia de la República no buscan recintos universitarios.

Sorprende que José Antonio Meade no haya pisado otros foros excepto, también, el Tec, quizá por no correr el riesgo de Peña Nieto en la Ibero hace seis años y que ni siquiera con los estudiantes de su alma mater, el Instituto Tecnológico Autónomo de México, haya dialogado…

[email protected]

  1. Son rateros, no corruptos

    El presidente Andrés Manuel López Obrador llamó ayer a los pobladores de Acambay (Edomex) a no caer en "la corrupción", como entiende el delito de saqueo de combustibles. Su audiencia de centenares lo escuchó con respeto y lo despidió con vítores luego de que repartió apoyos económicos y exhortó a que todos se porten bien y no caigan "en esas actividades"... a sabiendas de ante quiénes hablaba: 10 días antes, en ese municipio, en la comunidad San Antonio Detiña, una turba semejante en cantidad a la del viernes en Tlahuelilpan, Hidalgo, huachicoleó de una toma clandestina y es de suponerse que entre el público estuvieron algunos o muchos de los ladrones a quienes, por su extraña manera de interpretar la realidad, intenta justificar porque son "pobres".

    Continuar leyendo

  2. ‘Huachicoleo’ para principiantes

    Para improvisar tomas clandestinas en ductos y poliductos basta horadarlos y colocar un grifo para extraer el combustible con la misma facilidad con que se toma el agua de una llave de jardín. Se perfora con taladro de mano y una broca de diámetro no mayor a una pulgada (lo que mide una corcholata: 2.5 centímetros), y esto se hace con paciencia para evitar las chispas y el calor (son tuberías normalmente frías, como las gasolinas, y casi heladas porque llevan ríos).

    Continuar leyendo