Buena fe contra el crimen


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

La probabilidad de que alguno de los candidatos presidenciales copiara “la cándida fórmula” del obispo de Chilpancingo pactando una pax narca con delincuentes a que aludí aquí ayer fracasó como ironía.

La probabilidad de que alguno de los candidatos presidenciales copiara “la cándida fórmula” del obispo de Chilpancingo pactando una pax narca con delincuentes a que aludí aquí ayer fracasó como ironía.

Andrés Manuel López Obrador dijo ya:

“Qué bien que él se atrevió y se esté exhortando para que no haya violencia; que no le quiten la vida a nadie, ni a candidatos ni a los ciudadanos; que no haya sufrimientos para nuestro pueblo; eso lo tenemos que hacer todos, buscar la reconciliación, la paz, la tranquilidad. Yo veo con buenos ojos que tanto pastores como sacerdotes y obispos de la Iglesia católica busquen también la reconciliación, el diálogo para que se garantice la paz y la tranquilidad en México”.

Muy distinto a lo que Margarita Zavala opinó:

“Entiendo que un obispo, ante la ausencia cobarde del Estado, recurra al diálogo con criminales, pero eso no justifica los llamados a la impunidad. No a una amnistía a criminales. Sí a la paz con ley y justicia…”.

Pues “arreglado” el problema con un puñado de bandas de Guerrero, solo falta convencer a… las más de cien que faltan.

[email protected]


  1. Impecable doble acierto de AMLO

    De pocos integrantes del próximo gabinete presidencial puede afirmarse que Andrés Manuel López Obrador haya hecho designaciones tan irreprochables como las del general de División Luis Cresencio Sandoval González y el almirante José Rafael Ojeda Durán para encabezar las secretarías de la Defensa Nacional y la Marina Armada.

    Continuar leyendo

  2. Coma inducido al NAIM

    Si por los discutibles “pueblos originarios” que se oponen al nuevo aeropuerto en Texcoco hablan agrupaciones y personas de tan descalificada probidad como la regresiva Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación o el obispo de Saltillo, Raúl Vera (negociador-tapadera de pederastia clerical), pareciera que hay un resquicio de esperanza en que Andrés Manuel López Obrador corrija su insensato capricho y ordene la continuación de la obra.

    Continuar leyendo